Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca7 usuarios en línea • Domingo 21 de Octubre de 2018

Jose Maria Barrionuevo Gil

Artículos publicados en andalucia.press
¿Honores  militares  o  silencios  humanos?
Jose Maria Barrionuevo Gil. 21.10.18 Ampliar
¡Buenos dias nos sean dados a todos! ¡Buenos días! Porque ha llegado la hora del quehacer humano, con los minutos de los generosos silencios, con la memoria compartida, con el dolor unánime. Todos estamos convocados, por lo que se ve, a la efeméride más efímera posible, que es la que puede jalonar tantos tristes recuerdos con un humilde y devoto silencio. Porque los silencios fueron siempre nuestros: los obligados, los autónomos, los honoríficos, los de difícil desempeño... hasta los musicales. Todos participamos en el silencio de las esferas celestes que, al parecer, muchas veces son los únicos que nos dejan hablar. Los que, de verdad, no nos pertenecen son los silencios administrativos, porque su autoría se nos escapan de las manos y no se alojan en nuestras bocas ni en nuestros oídos. Tampoco queremos que nuestros silencios sean esclavos de la “Ley mordaza”. Por eso llevaremos nuestros pertinentes silencios hasta donde se puedan oír.

Descansemos y trabajemos en paz
Jose Maria Barrionuevo Gil. 13.10.18 Ampliar
«Españoles: Al llegar para mí la hora de rendir la vida ante el Altísimo y comparecer ante su inapelable juicio, pido a Dios que me acoja benigno a su presencia, pues quise vivir y morir como católico. En el nombre de Cristo me honro, y ha sido mi voluntad constante ser hijo fiel de la Iglesia, en cuyo seno voy a morir. Pido perdón a todos, como de todo corazón perdono a cuantos se declararon mis enemigos, sin que yo los tuviera como tales. Creo y deseo no haber tenido otros que aquellos que lo fueron de España, a la que amo hasta el último momento y a la que prometí servir hasta el último aliento de mi vida, que ya sé próximo.

Historia de un higo español
Jose Maria Barrionuevo Gil. 06.10.18 Ampliar
No siempre nos levantamos con el pie adecuado ni todos los días nos sentimos transcendentes. Sencillamente, hoy, no podemos afirmar con Cicerón que “la Historia es maestra de la vida”, porque sabemos que muchas veces nos resbalan sus enseñanzas o no aprendemos con la suficiente diligencia, con el necesario empeño ni con el suficiente amar (“diligere”, en latín) a la sabiduría. Saberes hay muchos; conocimientos, cantidad. Sin embargo no nos aproximamos lo suficiente al pozo para beber y saborear los alimentos que nutren la mente.
Muchas veces las pequeñas historias del día a día nos son más fáciles de digerir, y nuestra mente se abre, muchas veces por sorpresa, a esas pequeñas lecciones que se nos vienen a las manos con la sola y humilde intención de que no las dejemos pasar.
Recientemente, nos ha contado un amigo una historia, que nos descoloca del contexto español y nacional y, también, ¿por qué no decirlo? internacional.

La publicidad (y5)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 29.09.18 Ampliar
Todos sabemos que estamos sitiados por la publicidad y tenemos publicidad hasta en la sopa, aunque no sea de sopas. Solamente nos salva el mando a distancia que tiene un comportamiento adecuado si no nos descuidamos. Sin embargo no todo se soluciona con el mando a distancia, porque la publicidad se nos acerca, muchas veces, sin previo aviso, como hemos podido comprobar. Publicidades hay muchas y no solo muchas sino demasiadas. Y eso que, ahora con la crisis que quieren escamotear, nos dan el cante en vallas y lugares, que han quedado  huérfanos de publicidad, con propagandas de las empresas del ramo que nos aconsejan con mensajes  del tipo: “Espacio libre; llame al teléfono”, “Ponga aquí su publicidad”...


¿Qué pasa con los horarios?
Jose Maria Barrionuevo Gil. 15.09.18 Ampliar
“El patio de mi casa es particular” cantábamos cuando éramos pequeños. Ahora con tantos móviles ya no cantamos y además estamos bastante inmóviles, cuando algunos temas se nos acercan de lleno y se nos impone la “voz del amo”, sin que nos demos cuenta. Ahora el patio está hecho un erial, porque antes de tener tiempo de sopesar las circunstancias con sus pros y sus contras, ya se nos han adelantado los rápidos, que no siempre son los más inteligentes, aunque no estén dispuestos a dejar de ser los más listos.
Con el desprestigio que está sufriendo lo que puede suponer el cambio de horario para  todos, ya se está decidiendo, a bote pronto, qué horario tiene que ser el que se fije, cuando se unifique. Es más, ya se ha sacado el tema en pleno verano, como si ello indicara que se hace ahora sin ninguna intención, cuando ya nos podemos imaginar el cúmulo de intereses que pueda haber detrás. La euforia nos puede meter en un callejón sin salida, del que será difícil salir, porque no se nos concederá nunca la próxima oportunidad.
Si vamos despacio podemos sopesar algunas cuestiones, que no se tratan por indolencia o se dejan en manos de los expertos por ignorancia. Por ello conviene precisar de qué estamos hablando y qué se nos puede venir encima.

La publicidad (4)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 09.09.18 Ampliar
En esta esquina del mundo, que tan redondo les ha salido a algunos, no todo es publicidad para vender algo. También hay una publicidad que nos ofrecen gratuita, aunque después nos resulte cara. Es verdad que la publicidad nos la cobran en el precio de los productos o los servicios, pero, a veces, no nos la cobran, sino que la pagamos, cuando nos convertimos en servidumbre. Así nos despachan una cantidad de promesas y de principios biensonantes, pero que después nos chirrían hasta en los ojos, cuando podemos ver que las promesas y los proyectos son ilusiones del mismo tipo. Se trata de decirles a todos lo que todos quieren oír, aunque después todos, incluidos los profetas del bienestar, olvidan de una manera vertiginosa.
Es verdad que “las prisas son malas consejeras”, pero la celeridad de los olvidos se convierten en un caldo de cultivo que se olvida de sus raíces, de sus aspiraciones, de sus promesas, de sus proyectos.

La publicidad (3)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 02.09.18 Ampliar
Si los otros días hablábamos de que nos metían publicidad en los informativos, sin separar el discurso informativo del publicitario y por el mismo agente que nos informaba, hoy podemos avanzar, un poco más, en el tema.
“No es oro todo lo que reluce”, si bien siempre dependerá del ojo clínico de quien lo mira. Hemos presenciado desde siempre que los niños pequeños, cuando encuentran una piedrecita que brilla, dicen que “¡es oro!”.  Siempre la información puede establecer unos parámetros que nos pueden proporcionar criterios para estar más cerca de la realidad. Cuanta más información tengamos y más cercana esté de la realidad, más difícil será que nos manipulen. Sin embargo, eso no quita para que los medios informativos campen por sus fueros dejándonos al borde de la confusión mediática y, sobre todo,  mediatizada.

La publicidad (2)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 26.08.18 Ampliar
A estas alturas ya hemos podido constatar que la publicidad no es una serpiente de verano que despierta, cuando “hace la calor”. Es verdad que estamos en verano, pero ya somos mayores como para habernos dado cuenta de que la publicidad tampoco hiberna, como los osos, aunque sea mucho más corpulenta que ellos. La publicidad es de hoja perenne y va dejando caer sus hojas por todos sitios y en todo tiempo, sin dejar de ofrecer una renovación de hojas constantemente.
Aunque siempre la publicidad ha estado troquelada por los prejuicios sociales, como les podía pasar a muchas coplas y a muchas películas que venían sobradas de machismo, durante la triste historia de nuestro terruño, sin embargo se acomodaba a los intereses comerciales y nos ofrecía un salto inmortal al santoral para vendernos unas bebidas alcohólicas, aprovechando el poder benefactor de los santos. Además, no eran ni una ni dos, aunque las que más destacaron fue una de un santo varón, que era recomendada incluso para los niños, y otra que, alegremente, iba destinada al público femenino. En el asunto del comercio, había que destacar las diferencias, pero no discriminar y menos dejar abandonada a una amplia parcela de la humanidad, al menos española, a la que había que comprometer con el consumo de bebidas alcohólicas.

Seamos francos
Jose Maria Barrionuevo Gil. 18.08.18 Ampliar
Todavía no sabemos si fue un dolor, una total pasión, un “via crucis” o una mala jugada de la diosa Fortuna, que España se viera involucrada en una incultura tan enciclopédica. Siendo francos (que no franceses) tenemos que reconocer que no tenemos tan buena suerte con haber estado en manos de un régimen dictatorial, amén de vengativo. Muchas veces nuestras mentes no alcanzan a comprender cómo una figura como Franco pudo “reinar” en estas valdías tierras, de suyo tan incultas, porque “un fresco general procedente de Galicia reinaba en toda España”.
Si don Antonio Vallejo-Nájera estuvo tras los pasos del “gen rojo”, nos parece que equivocó la carrera. Además, con haberlo descubierto no habría terminado con los problemas, porque “muerto el gen, no se acaba el genotipo”, ya que los genes han podido multiplicarse silenciosamente y burlar alguna que otra pesquisa. Hace tiempo pudimos leer en un periódico un comentario que explicaba cómo al Doctor se le había escapado un ejemplar único en su clase, como era la figura de Franco, ya que era una persona que podía estar resentida por el trato de sus compañeros de Academia Militar que lo llamaban “el Niño”. Puede ser que el apelativo le fuera impuesto por su juventud, por su estatura, por su voz o por algo más personal. Aquí hubiera tenido material para una verdadera investigación psicológica, dedicándose a estudiar algo tan fácil y tan a mano como la figura (que no el figura, para no hacer chistes descalificatorios, como es la costumbre de la política tan nacional) de Franco, que también podría estar resentido por los dicterios que le propinaba su propio padre.

La publicidad (1)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 12.08.18 Ampliar
No siempre el público se merece la publicidad que le sirven. Los servicios de publicidad no siempre están para servir al público, sino que intentan hacer del público una servidumbre con los recursos más sibilinos. En este mundo en que, como dice Noam Chomsky, ”la gente ya no cree en lo que ve”, la publicidad se encarga mágicamente, incluso con leyes mágicas, de que la gente se deje llevar de las realidades supuestas. Así, el público ya ha podido perder la memoria, el presente se le ha venido encima sin darse cuenta y no ve lo que tiene delante de los ojos, aunque esa presencia incluya una pequeña y, quizá, marginal historia, que los años y los hombres, haciendo un alijo de años, también se han llevado por delante.

Una manada de despropósitos
(Religión aparte XLIX)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 04.08.18 Ampliar
Llevamos tiempo sin tocar temas, que de vez en cuando nos salen al encuentro por los medios de comunicación. Resulta que en nuestra piel de toro hay demasiada memoria histórica de temas religiosos que, a veces, se nos contagian con los humanos y hasta con los políticos. Dejando en sus preferentes lugares  a la libertad de expresión, nos cuesta tener que empañar las visiones de una España democrática con lo que se le pueda ocurrir a un prelado. Todo el mundo tiene derecho a exponer lo que piensa, ya sea sobre “el mundanal ruido” o sobre “el vano dedo señalado”. Sin embargo, está el ambiente cargado de una pólvora no mojada y con los calores pueden saltar las chispas. Por todos sitios saltan los anatemas y la gente, los medios, se  rasga las vestiduras. Incluso en las redes hemos podido advertir algún que otro anatema sobre el Papa Francisco y todo porque hay quien pontifica de tal manera que no se salva ni el mismísimo Pontífice. Con todos nuestros respetos, los obispos y sacerdotes pueden decir lo que crean y quieran; es su derecho. Sobre todo, si lo dicen ante una feligresía que les sigue por ahora y que quizá no les abandone nunca. Otro asunto es lo que los demás podamos opinar y es aquí precisamente, donde viene el derecho a decirlo. Ahora bien, hay muchas maneras de decir las cosas, sobre todo, en esta España que se considera no confesional, aunque las ínfulas de la inmarcesible (es un decir) religión adornen ciertas mentes. Ya va siendo hora de que la religión quede aparte y no nos mezcle los argumentos con consideraciones lógicas que están lejos de avalar tantos principios ("petitio principii"). No es un buen proceder desarrollar un argumento a partir de supuestos mal fundados.

Día  escolar  de  la  no  violencia  y  la paz (y 25)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 29.07.18 Ampliar
Nuestro refranero, por haberse fraguado, a veces, con una realidad no querida por nadie, nos recuerda con la triste comprobación que “lo que bien empieza, mal acaba”. Es, quizá, que la vida tiene unos mimbres que terminan por secarse o cristalizarse, dando la oportunidad a ir saltándose poco a poco y terminar deshaciéndose. En nuestros años mozos, pudimos ver la película “La paz empieza nunca” que nos deja un tufo  sobrecogedor de lo difícil que es conseguir la paz.
En todas estas entregas nos hemos ido acercando a la construcción de la paz y además sin intermediarios, porque la construcción de la paz no solo no podía dejarse en manos de los demás, sino que tenemos que hacer todo lo posible para que no se estropeara entre las nuestras.
Si desde pequeños se ha asumido la autoridad por ascendencia, esa autoridad pacífica que regala la familia o concede la comunidad, no en vano se puede aprender a convivir de mil maneras y todas en son de paz. Pero es a partir del ambiente favorable a la paz donde la paz puede crecer, como hemos podido ir viendo en todos estos encuentros escolares con los chicos y chicas de nuestras escuelas con las oportunidades del día a día y la sencillez de decisiones tanto caseras como escolares y pedagógicas.

Día escolar de la no violencia y la paz (24)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 21.07.18 Ampliar
Ya estamos viendo que todos los días y todas las ocasiones están dispuestas ante nosotros para dar oportunidades a la Paz. La convivencia está llena de circunstancias que podemos reconducir desarrollando estrategias escolares que favorecen las relaciones, tanto entre iguales como las de autoridad, con una atmósfera de distensión que benefician a todos. Sobre todo podemos empezar siempre de abajo hacia arriba, es decir, desde la Educación Infantil y los primeros niveles de Primaria. En España, país de raigambre católica, nadie está obligado a hacer caso omiso al consejo del Apóstol Pablo en Efesios 4: 26-27: “No se ponga el sol sobre vuestro enojo”.

Día  escolar  de  la  no  violencia  y  la  paz (23)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 15.07.18 Ampliar
No siempre nos levantamos con buen pie. Nos sucede que las prisas, las interferencias y cualquier evento fuera de lo común, por muy pequeño que sea, nos juegan malas pasadas. Las experiencias vivas de nuestros niños y niñas muchas veces nos obligan a atender y aprovechar para desarrollar un tema en clase, como pasó aquel día en que un niño de cuatro años se presentó con la cajita de “La risa” y ocasionó, por así decirlo, el cambio de tema que se tenía previsto.
Pues bien, nos sucedió que un día, un chico de Segundo, del Ciclo Inicial, se presentó en clase con dos espigas que había cogido por el camino de la escuela. Ese día, aprovechamos para hacer un texto colectivo estudiando lo que podíamos sobre las espigas. El texto no podía ser muy largo, ya que después lo tenían que copiar de la pizarra y además la pizarra suele tener unos límites que no nos permite enrollarnos mucho. He aquí el texto colectivo de aquel día.

Día  escolar  de  la  no  violencia  y  la  paz  (22)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 07.07.18 Ampliar
Aunque el ciclo de las estaciones del año se está desajustando cada vez más, no nos importa mucho, por ahora, seguir atentos a la Madre Naturaleza, que con más o menos acierto nos muestra los campos en primavera con su renovación anual. Para nuestras experiencias, así como para nuestras alergias, nos visita cada año y nos brinda el verdor nuevo y los coloridos que lo acompañan.
Hace casi treinta años, nos contó un compañero que, cuando llegaba la primavera, una tarde a la semana salía con su clase de Tercer Nivel de EGB a visitar a “Nuestros amigos los árboles”. Todas las salidas tenían el objetivo de acercarse a los árboles que vivían cerca del Colegio y examinarlos colectivamente para ir construyendo una información que después serviría para rellenar un folio con un texto colectivo que se elaboraba desde la experiencia. Si las niñas y los niños no habían reparado, en esa “excursión”, en algunos  detalles que fueran interesantes o fundamentales, el maestro hacía preguntas, que no venían prefabricadas ni constituían tampoco un examen “tipo test”, como se suele llevar en estos tiempos, ahora que se están evitando tanto las preguntas de desarrollo como el mismísimo desarrollo mental. Las preguntas del maestro completaban la investigación sobre el terreno, ayudando a los chavales en cuestiones en las que no habían caído, cuando se dedicaban al examen colectivo del objeto de su estudio.

Día  escolar  de  la  no  violencia  y  la  paz  (21)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 30.06.18 Ampliar
A todo el mundo le gusta cantar. No hay más que ver cómo se llenan los conciertos y se asiste, incluso de pie y con las letras aprendidas. Es un fenómeno de masas. “Quien canta su mal espanta”, nos dice el refranero. También en la soledad de la ducha la gente canta, aunque la masa esté ausente. Desde infantil es necesario, sobre manera, cantar, porque el cantar alegra, refuerza la memoria, ayuda a la cohesión del grupo, da seguridad a todos al poderse sentir protegidos y respaldados por los demás... Los números no pueden ser ajenos a las letras de las canciones, como si los números no tuvieran nada que ver con la gramática o la lengua. Podemos pensar que la palabra aritmética es prima hermana de la palabra ritmo.
Ya hemos hablado de que los números son códigos que tienen sus significados, pero que también nos pueden servir para jugar con ellos y cantar a los “cuatro” vientos, aunque esté nublado y el tiempo no nos acompañe.

Día  escolar  de  la  no  violencia  y  la  paz (20)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 23.06.18 Ampliar
Ya hemos dicho que no todos los días son iguales. Tampoco todas las personas somos iguales; tenemos un algo que marca las diferencias. Sin embargo nos podemos poner de acuerdo, como estamos viendo en los distintos aspectos que vamos desentrañando en esta serie de comunicados; comunicados que nacen de las experiencias de compañeros que día a día no dejan escapar las oportunidades que la convivencia puede ir jalonando con toques de alegrías, de sorpresas, de creatividad, de recuerdos.
Desde hace más de treinta años, nos comentaban unos compañeros, habían celebrado los cumpleaños de sus alumnos en sus clases; pero la novedad estribaba en que, siguiendo la dinámica de facilitar los “libros” escolares (que no de escolaridad) que se fraguaban en sus aulas para repaso afectivo y también “académico”, toda la chiquillería hacía un “texto libre” dedicado al compañero homenajeado. Al principio, en Preescolar, eran solo dibujos, que eran “ilustrados” por la maestra con el texto que los autores les dictaban. Luego ya serían textos libres.

Día  escolar  de  la  no  violencia  y  la  paz (19)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 16.06.18 Ampliar
Siempre se ha dicho que “todos los caminos conducen a Roma”, pero lo que no nos dijeron es que la razón más adecuada de este hecho es porque los hicieron los romanos. En la educación hay infinidad de caminos, pero también hay senderos que tenemos que ir abriendo. Si hay atajos que resultan cómodos para la mayoría, se convierten en buenos caminos; pero si hay caminos que se abandonan y se llenan de maleza, resulta incómodo seguir usándolos.
Desde pequeños aprendíamos a contar con el juego del escondite, aunque no hubiéramos pisado la escuela, porque los niños mayores servían de maestros y nuestro cerebro iba encajando los números, aunque no tuviéramos idea de numeración, ya que esta necesita de sencillas nociones, aunque sean intuitivas, de los valores absolutos y relativos de las cifras. Muchas “rayuelas” para jugar también contienen números. ¿Qué podemos hacer con los números en la escuela?
Una compañera de Preescolar, hace ya treinta años, cantaba la numeración con sus niños y niñas, contando las veces que se sentaban en distintas sillas. Nos recordaba el antiguo juego de exclusión que llamábamos “A parir la burra”, en que todos se ponían de acuerdo para echar fuera a quien estaba sentado en un extremo de un banco. En el juego de la maestra no se echaba a nadie, pues solo se cambiaba de asiento y la diversión consistía en moverse y contar.


Día escolar de la no violencia y la paz (18)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 09.06.18 Ampliar
Muchas veces nos quedamos hipotecados para una buena temporada con la celebración de una efeméride, ya que la celebración nos une de alguna manera. Sin embargo, históricamente, muchas veces hemos hecho de “nuestra capa un sayo” y más de una efeméride ha sido usurpada por otra, ya sea por motivos políticos o religiosos o..., porque había que renovar “la casa”, aunque fuera solo por la fuerza de los “okupas”, que muchas veces lo han hecho en la historia, incluso “manu militari”. Nunca olvidaremos que no es lo mismo “La Paz” que “La Victoria”.
El “Día Escolar de la No Violencia y la Paz”, a nuestro parecer, no desalojó a nadie de sus recuerdos, sus celebraciones, sus amores, sus razones. Esta celebración de nuevo cuño está teniendo sus dificultades para extender su resonancia en este mundo que nos ha tocado vivir y, además, vivirlo en paz, si es que nuestro propósito no ceja. Hace más de veinticinco años, nos contaba un compañero (que celebraba siempre el “Día de la Paz” con su alumnado) que en sus clases de Lengua y Literatura, proponía, ese 30 de enero, que cada uno hiciera un poema o un cuento sobre el tema de “La Paz”.

Día  escolar de la no violencia y la paz (17)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 26.05.18 Ampliar
Todos los días tenemos experiencias de aquel dicho tradicional que nos advierte que “El hombre propone, pero Dios dispone” o del otro, jocoso: “El hombre propone y la mujer dispone”. Lo mismo nos puede pasar en el día a día de la escuela, porque no siempre la programación puede dirigir nuestro trabajo tal y como está diseñado en las normativas. La Escuela tiene sus interferencias y sus imaginaciones y tenemos que estar muy atentos a “la que salta”. Muchas veces se nos viene el mundo encima, cuando incluso niños, que no son precisamente disruptores, nos descolocan de nuestras prácticas por muy modernas que nos parezcan.
Una maestra de Preescolar nos contó que hace más de treinta años estaba con una clase de chiquitos de cinco años y que había programado unas unidades sobre la temática de “Nuestro cuerpo”. Ella iba desglosando poco a poco lo que podemos llamar dicho “centro de interés”. Con la maestra estaba una chica que estudiaba Magisterio y que estaba en su clase haciendo las Prácticas. Un día, al llegar por la mañana, le dijo a la compañera en Prácticas que iban a trabajar “El pie” y la palabra “pie”, con la huella del pie. Para ello, había dispuesto una tira de papel continuo para que cada niño y cada niña dibujaran la huella de su pie y luego escribieran su nombre al lado.


Día escolar de la no violencia y la paz (16)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 19.05.18 Ampliar
Todos los días se nos presentan dispuestos a abrirnos los ojos, aunque sea solo a base de luz. Es molesto, casi doloroso, abrir los ojos, cuando hay demasiada luz, pero eso no nos exime de tomar conciencia de que tenemos que aprovechar todos los días para ampliar nuestros recursos educativos, que tantita falta nos hace.
El día a día en la escuela y, sobre todo, con el alumnado de Infantil y de Primer Ciclo de Primaria, tiene que estar en función de una mejora generalizada y no solo en lo académico. Si en estas edades es especialmente aconsejable el juego, la participación y la colaboración, nunca estará de más que funcionemos aprovechando todas las disponibilidades del personal “estudiantil”. Tenemos que adaptar nuestras estrategias de manera que sean agradables para que la alegría de estar juntos y de sentirse protegidos por el grupo y, mucho más, de ser considerados importantes a los ojos de los demás, no se deteriore por una disciplina mal entendida y guarnecida de competitividad.


Día escolar de la no violencia y la paz (15)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 12.05.18 Ampliar
Ahora que estamos en tiempos de habas, podemos decir que “en todos sitios se cuecen habas”. A veces las pillamos más tiernas y otras, más granadas. En Educación hay que guisar con el material que nos viene a las manos, aunque no toda legumbre sea fácil de pelar. Ahora que hay tanta dureza política, social y hasta ética, se nos pueden herir las manos, si no sabemos cuidarnos sin dejar de cuidar a los angelitos que,  como dice un compañero, ya nos vienen muy condicionados.
Nos contó una compañera que, cuando llegó a un nuevo colegio, poco a poco, se fueron introduciendo novedades que surgían suavemente como humildes propuestas que de posibles se hacían realidad por la colaboración y ánimo de todos. Así, de Educación Infantil fue desapareciendo el libro de aprendizaje que se llamaba “Micho”, porque había la posibilidad de alternativas más pedagógicas. Por otro lado, se sustituyó la disonante, al menos, sirena, que avisaba al personal de las entradas y salidas de clase, por música clásica, que no destemplaba tanto “a la fiera” que llevamos dentro. Además, la sirena daba la triste impresión de que se estaba en una fábrica.


Día  escolar de la no  violencia  y  la  paz (14)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 06.05.18 Ampliar
Hace unos días, en una marcha ecológica y reivindicativa, un antiguo alumno que iba con sus padres, nos recordó aquellos tiempos en los que él estaba en el colegio, en el ciclo de Educación Infantil. La verdad es que fueron años de novedades para todos, pues no solo se habían incorporado al Colegio nuevo alumnado, como siempre, sino también nuevo profesorado. Todos los colegios son novedosos para quienes se encuentran con una nueva historia y una nueva geografía para poder desarrollar actividades pedagógicas.
Lo primero que le recordó el joven a su antigua maestra es que todavía conservaba la piedra que el tenía en la clase. Después, en la conversación que desarrollaron con la maestra los padres del chico, que también compartían la actividad ecológica, salieron a relucir infinidad de recuerdos y detalles de aquellos años infantiles, tan fundamentales en la formación de cada uno, ya que no es lo mismo una educación que es estricta y cerrada que otra, abierta y flexible. 

Primero de Mayo, seguimos en las calles

Jose Maria Barrionuevo Gil. 01.05.18 


Día escolar de la no violencia y la paz (13)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 29.04.18 Ampliar
Ya estamos avisados de sobra de que la colaboración tiene que ser asunto de los alumnos y alumnas, de los maestros y maestras y de todos con las familias. Entre todas las artes hay una que no tiene un epígrafe explícito ni un capítulo siquiera en el curriculum escolar de Primer Ciclo de Primaria. Se trata del arte de escuchar. Tenemos que estar atentos a lo que nos cuentan los padres y madres y saber por ellos sobre sus inquietudes y sus dudas, porque a veces la más mínima atención nos ayuda a podernos explicar y a desterrar preocupaciones de los familiares de nuestro alumnado. A veces puede suceder que, incluso en las reuniones con ellos, no nos llegan las distintas sensibilidades de cada familia, porque no afloran los detalles.
Un compañero nos refirió que hace más de veinte años, en los primeros días del curso, le llegó una madre que tenía una hija en Segundo de Primaria con una preocupación académica, ya que, según ella, su hija escribía casi todas las palabras juntas. El maestro le hizo saber que podía estar tranquila, porque el objetivo, por así decirlo, ortográfico del Primer Ciclo era la ortografía natural, no importando mucho si se juntaban algunas palabras o se confundían letras, y que en Segundo Nivel ya se trabajaría el tema y que se superaría con bastante margen ese objetivo.

Día  escolar  de  la  no  violencia  y  la  paz  (12)

Jose Maria Barrionuevo Gil. 21.04.18 Ampliar
No siempre la Naturaleza se nos muestra con violencia sobre los humanos. Hay veces que se deja hacer, ya sea, porque la dejamos abandonada o porque intervenimos con naturalidad e inteligencia. Nos contaron unos compañeros de Educación Infantil y de Primer Ciclo de Primaria, que hace veinte años recuperaron una zona escolar, que no se utilizaba absolutamente para nada,  y que convirtieron en objetivo de acción e intervención pedagógica y de recreo para los niños y niñas.
El caso fue que, en un colegio que contaba con dos pistas polivalentes para fútbol, balonmano y baloncesto, había un bosque casi tan grande como las dos pistas juntas, y en el que estaba vedada la entrada al alumnado.  Los compañeros se pusieron mano a la obra y junto con sus niños y niñas fueron podando los árboles poco a poco, hasta que quedó diáfano para todo el alumnado del colegio. No quedó ni un rincón que no estuviera a la vista de todos. El bosque ofrecía un lugar privilegiado para el recreo de los más pequeños, que no podían participar en los partidos que libremente se desarrollaban en las pistas. Se les explicó que la poda era como un corte de uñas que se le hacía al árbol para permitirle que pudiera crecer mejor y que le diera más luz solar, ya que habían podido comprobar que las ramas a las que no les daba el sol se ponían secas y leñosas.

Día  escolar de la no  violencia y la paz (11)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 14.04.18 Ampliar
Muchas veces los concursos de traslados de los maestros entorpecen o al menos producen algún descoloque profesional y escolar. Sin embargo, si sabemos que somos conscientes de que se rompe con dinámicas educativas anteriores, también sabemos que sirven para construir dinámicas nuevas ya que la riqueza formativa depende del respeto a todas las didácticas y de la colaboración entre todos. No es la primera vez que el trasvase, tanto de novedades como de experiencias, aumenta el caudal de oportunidades para las maestras y los maestros, así como para los propios estudiantes. Siempre nos conviene que la comunidad escolar abra sus mentes y amplíe sus miras, así como que desarrolle su agudeza mental, pero que no se contamine de una cultura obtusa.

Día de la no violencia y la paz (10)

Jose Maria Barrionuevo Gil. 07.04.18 Ampliar
Aunque podemos hacer que todos los cursos comiencen con una atmósfera de acogida y de alegría, no simpre nos acompaña el éxito o, al menos, la tranquilidad. Las actividades que tuvieron un éxito en el pasado no nos aseguran triunfos en el presente y menos en el futuro. Esto lo decimos sin usar letras pequeñas, como pueden hacer las propagandas de bolsa de las entidades bancarias (Ganancias pretéritas no aseguran rendimientos futuros). La experiencia nos ha enseñado que nos podemos encontrar con alumnos que no están por la labor que nosotros, con la mejor intención, proponemos.
Nos contó un compañero que hace casi veinte años le llegó un niño que venía de un colegio de otra provincia andaluza. Ya sabemos que la geografía nos ofrece distintos relieves y perfiles, diferentes acentos y actitudes... Pues bien, como el maestro hacía asambleas todos los lunes con su clase de Segundo Nivel, el niño nuevo, viendo que esta situación le deshinibía cantidad, se dedicaba a reventar, dentro de todas sus posibilidades, la asamblea semanal de clase. El maestro trataba de que fuera reconduciéndose y comportándose. Tras varias semanas con esta conducta disruptiva, no tuvo más remedio que decirle un día, al rato de comenzar la asamblea: “Llevas más de veinte minutos molestando y no respetando la asamblea y parece ser que no quieres aprender de otra manera. Así que si sigues molestando tendrás que ponerte aparte para pensar, en vez de participar”.

Día escolar de la no violencia y la paz (9)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 01.04.18 Ampliar
Sabemos de sobra que no todas las semanas son iguales, ya que las hay Santas, de Pasión, Grandes, pequeñas, cortas y largas o de “currelo”. Cuando comienza un curso escolar también sabemos que es primordial con qué pies y qué manos podemos hacer esa andadura académica.
Hace más de veinte años, nos contó una compañera, que trabajaba en Educación Infantil, que el primer día de curso subían con su grupo las madres y padres a la clase y cantaban el “Bienvenidos”. El desarrollo de la actividad era bastante sencillo, ya que previamente había escrito en la pizarra: “BIENVENIDA... BIENVENIDO... Bienvenidas... Bienvenidos”. Cuando ya estaban todos y todas mirando a la pizarra, la maestra empezaba la canción señalando con ¡un palo! para su correcto seguimiento. Ella iba haciendo preguntas como: “¿Qué le dice la maestra a las niñas?” A lo que se respondía a coro, mientras la maestra indicaba el renglón en que estaba escrito: “Bienvenidas”. También: “¿Qué le dicen los niños a la maestra?” Y contestaban, mientras que la maestra señalaba la palabra “BIENVENIDA”..

Día  escolar  de  la  no  violencia  y  la  paz (8)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 24.03.18 Ampliar
Más de uno hemos podido, a estas alturas, oír los ensayos de tambores y trompetas en algún recinto amplio y aislado o descampado, para no molestar, como prolegómenos de la Semana Grande o Semana Santa. El ajetreo que no cesa, los preparativos de túnicas y capirotes, los retoques a  los tronos, el aseo de las imágenes... todo se lleva a cabo con una voluntad y una voluntariedad que muchas veces nos recuerda que el entusiasmo de cada uno se suma al de todos sin enfrentamientos y en un clima de compañerismo y de paz.
No siempre la religión ha podido hacer gala histórica de esta inusitada, apasionada y “desenfrenada” hermandad. Las hermandades se ponen en marcha sin que ningún lider les empuje. Suelen tener dinamismo suficiente como para arriesgar tiempo y actividad de manera que no quede nadie defraudado. Por lo visto la religión “puede hacernos mejores algunas veces”. (Walter Savage Landor: «El amor nos hace mejores siempre; la religión, algunas veces; el poder, nunca»).

Día escolar de la no violencia y la paz (7)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 18.03.18 Ampliar
Como no todos los días son iguales, “no todos los días son fotocopias, días de papel”, como los llamaba el periodista Jordi Tuñón, director del programa “Afectos matinales”, que desapareció de la programación de Radio 5 con el gobierno del PP en el 2012, de manera inesperada, tras cuatro años siendo líderes de audiencia; como no todos los meses son iguales, pues los hay más largos y más cortos, unos que se hacen largos y otros que nos vienen cortos; como no todos los trimestres son iguales, porque nos infunden distintos sentimientos y diversas sensaciones, tenemos que decir que podemos agradecer  la diversidad que nos enriquece constantemente a todos. Ya sabemos que no es correcto confundir diversidad con desigualdad, porque la desigualdad nos empobrece.
Un compañero nos dijo que, cuando le tocaba un grupo de Primer Nivel de Educación Primaria, al segundo trimestre le concedía una dinámica muy distinta a la del primer trimestre. Sabiendo que al final de enero, se celebraba el “Dïa Escolar de la No Violencia y la Paz”, desde el principio empezaba a calentar motores, pues el invierno académico puede presentarse  muy duro.

Día escolar de la no violencia y la paz (6)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 10.03.18 Ampliar
Con tantas idas y venidas, no sabemos muchas veces si la genética nos ayuda a ser nobles o es la educación la que corrige a nuestros genes. Lo que cada día nos parece más claro es que si las condiciones genéticas que tienen una inclinación hacia la ayuda a los demás son asistidas por la educación sin prejuicios, podemos conseguir una sociedad muy distinta de la que estamos soportando. Podemos observar muchas veces cómo funciona una educación que prioriza la memoria, que a veces es cerrada, y otra que prioriza la resolución de problemas y la creatividad.
Hace la friolera de treinta y cinco años y con un grupo clase de treinta y cuatro chicos y chicas, un compañero nos refirió el caso de una chiquita, que entró en su tutoría de Segundo Nivel de Primaria. La chica venía de un colegio privado, del que no diremos el nombre, para que no se mosquee ningún santo ni ningún rey, por muy santos y sabios que sean. A los pocos días de llegar la niña, sin venir a cuento, le dijo: “¿Verdad, profe, que nueve por nueve son ochenta y una?”. El maestro le contestó: “Sí. ¡Qué le vamos a hacer!”.

Conferencia de M.A. Santos Guerra
“Educar ciudadanos, no súbditos ni clientes”
Jose Maria Barrionuevo Gil. 04.03.18 Ampliar
El próximo viernes, día 9 a las 19 horas y en la Sala de Juntas de la primera planta del Rectorado, tendrá lugar la tercera conferencia de nuestro ciclo dedicado a esta actividad. En este caso, el profesor Santos Guerra, nos hablará sobre “Educar ciudadanos, no súbditos ni clientes”. Interesante tema en una sociedad como la nuestra, dónde la participación ciudadana requiere de su madurez y su buen criterio para la gestión de los intereses públicos.
El profesor Santos Guerra sostiene que: “La finalidad de la educación es enseñar a pensar y a convivir. Facilitar a las personas las herramientas que les permitan entender el mundo, conocer las causas y los efectos que estas generan y discernir dónde está el bien y el mal. Y por otra parte, desarrollar la solidaridad y la compasión necesarias para generar una convivencia respetuosa con la dignidad humana. La pretensión última de la educación es preparar ciudadanos y ciudadanas capaces de construir una sociedad mejor. No meros súbditos. No simples clientes en el mercado. ¿Cuáles son las exigencias de la educación para la ciudadanía?”

Día escolar de la no violencia y la paz (5)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 04.03.18 Ampliar
Teníamos el propósito de dejar el asunto que nos ocupa hoy para más adelante. Sin embargo, como las circunstancias mandan, o por lo menos aconsejan, ya que “a la ocasión la pintan calva y hay que cogerla por los pelos”, nos corregimos, porque no sabemos qué puede haber detrás de la melena de Marta Sánchez, cuando nos convoca a escuchar el himno nacional(ista) que nos ha compuesto para solaz de la madre patria. Nos ha llamado la atención en estos tiempos turbulentos, porque ella fue la embajadora de España, cuando también ¿gobernaba? el PP, cuando nuestros soldados patrios participaban en la Guerra de Irak, en la que nunca estuvimos, según el PP, que criticó duramente el retorno de tropas ordenado por Zapatero. Entonces Marta fue la embajadora “de re frumentaria”, que decían los romanos; vaya, “por el asunto del trigo”, que no de las pajas, para alimentar los espíritus y aires marciales de nuestros soldados, con sus canciones y agitaciones de su pectoral constitución, con el único fin de elevar el ánimo y reducir las añoranzas nacionales, pues no solo de pan viven los patriotas, como estamos hartos de comprobar todos los días.

Día  escolar  de  la  no  violencia  y  la  paz  (4)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 24.02.18 Ampliar
Nuestras escuelas son hijas de nuestro tiempo, como lo han sido, hijas de su tiempo, todas las instituciones que la humanidad ha ido creando para organizarse de la mejor manera posible. Si antiguamente la educación estaba prácticamente en manos de la familia, en nuestra época se ha institucionalizado, aunque no por ello ha dado los frutos deseados, ya que ha habido un modelo más seguidista de la sociedad por parte de la escuela que educativo por parte de la sociedad.
¿Quién más y quién menos, y quién no le ha soltado, y más en la época franquista, una colleja a un niño que iba empujando en la fila, sobre todo, si iban bajando unas escaleras? Estamos en el siglo XXI, pero eso no quita que el Presidente Mariano Rajoy (y  no M. Rajoy) le dé una colleja a su hijo ante las cámaras de televisión. En este caso es de comprender, ya que lo hacía para dar un toque a la libertad de expresión, ya que su partido tiene una alergia especial sobre el tema.
Hace más de veinticinco años (en el siglo pasado) nos contó una compañera, que tenía a su cargo una matrícula de un grupo de 27 nombres, que un día, cuando iban bajando para el recreo, pues su clase estaba en la segunda planta del colegio, tuvo que llamar la atención a un niño de Primero de Primaria, porque iba empujando. Ella que era bastante sensible al tema de la convivencia, le dijo que no empujara, porque había escalones para todos.

Día escolar de la no violencia y la paz (3)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 17.02.18 Ampliar
Poco a poco nos vamos haciendo cargo de que un solo día dedicado a la Paz es como la flor de un día. No digamos si la flor ha sido cortada y ha quedado olvidada en un florero. Al final lo único que permanecerá inerte será el florero que se podrá prestar a albergar otras flores o, si acaso, chinitas de la playa y cristalinas de diversos colores. No queremos una Paz tan mineral ni tan artificial. La Paz debe ser una flor viva y que tenga buenas raíces. Nuestras manos serán responsables de su cuidado.
En el XXXI Congreso del MCEP, celebrado en Jerez de la Frontera, en el 2003, un compañero que pertenecía al Seminario de la PAZ del MCEP, viendo que se trató el tema de la lateralidad en los primeros cursos, aportó una experiencia de su cosecha. Él sabía algo de cómo mantener la PAZ entre sus alumnos. Como base, aportó una canción que se había inventado, una canción viva, que le servía de “psicomotricidad  dirigida” dedicada a interiorizar el esquema corporal y a afianzar la lateralidad. La canción decía. “Todos tenemos un cuerpo con dos partes parecidas; una se llama izquierda,  la derecha es su vecina” . Con esta canción iba repasando, a espejo, con sus chicos y chicas todas las partes del cuerpo. Después por grupos y en sistema de oleadas hacían prácticas de derecha e izquierda, dando carreras de idas y venidas hacia el lugar de partida. Aquel día, nos aconsejó que hay que tener cuidado con los niños y niñas que se incorporan al grupo, pues no sabemos por qué pueden no funcionar los juegos propuestos, siendo juegos, desde el primer día. Está visto que tenemos que reflexionar, día a día, sobre nuestra actividad educativa.

30  de  enero,  día  escolar  de  la  no  violencia y la paz (2)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 10.02.18 Ampliar
Hoy nos podemos conceder el lujo de seguir hablando de la Paz de nunca acabar, porque ya sabemos que con un solo día de recuerdo dedicado  a la Paz nos quedamos cortos. Si el otro día nos quedó el tema sin concluir y también sin detallar en el proceso de Educar en la Paz desde el primer día, es hoy cuando nos prestamos a ir rellenando un poco más espacios Escolares  de Paz, que podemos explicitar.
Consideramos que habéis podido pensar cómo es posible que la canción del “Colegio lindo” se pudiera llevar a cabo y funcionr el primer día de clase, cuando las niñas y los niños no se conocían todavía. Podemos suponer, en el mejor de los casos, que provenían de grupos de una misma clase o de un mismo colegio y algún conocimiento tenían de los demás. Sin embargo, en el grupo, de todas formas, podrían existir ciertos hiatos de conocimiento, ya que estaba en juego el que   algunos no se conocieran ni de vista.
La anterior canción, que es también de los amigos, podría funcionar sin muchas dificultades, ya que la inteligencia, tanto de chicos como de chicas, suele operar y buscar soluciones, porque el ambiente no dejaba mucho lugar para sentirse cohibidos ni obligados autoritariamente. Además la música, a nuestro parecer, aunque no sea una obertura de una gran pieza musical, siempre invita a una apertura no solo de la boca, sino también del ánimo y de la mente.


30 de  enero,  día   escolar   de   la   no-violencia   y   la paz
Jose Maria Barrionuevo Gil. 03.02.18 Ampliar
Ya Gandhi nos decía que  “No hay caminos para la Paz; la Paz es el camino”. Sin embargo nos parece, para que nadie se ofenda, que seguimos buscando caminos y, a veces, incluso atajos para conseguir la Paz. Hoy día, es patente para todos por las noticias, incluso las que solamente nos facilitan, que se siguen cogiendo y tomando atajos y, a veces, a destajo para conseguir la Paz.
No es la primera vez que los poderes justifican el atajo de la guerra para conseguir la paz. Véase, si no, la “primavera árabe” tan asimétrica, que no afecta a los países “amigos y compinches” del “Tío Sam”. La violencia nos visita cada día más veces de las que nos podemos sentar a la mesa a comer, a charlar... Ya no nos saben de la misma manera las cosas, y hasta en la comida nos dejan un mal sabor de boca por las bocanadas de violencia que se nos echa en nuestras propias caras.

Informe del Consejo Europeo sobre España
Jose Maria Barrionuevo Gil. 28.01.18 Ampliar
Os paso un resumen del informe del Consejo Europeo sobre España, es un estado fallido y explica por qué y dónde falla punto por punto. Muy ilustrativo...
Merece la pena abrir y leer el documento porque viene con textos extraídos del informe pero os coloco aquí el resumen de los puntos principales:

1-El informe reciente del Consejo de Europa deja claro que el Reino de España actúa como un Estado fallido en relación a su funcionamiento parlamentario y judicial.
2- No es solo un problema del partido de la gobernación o del PP (como intenta vender el periodismo español mayoritario), sino que es todo el funcionamiento de un régimen y su Estado.
3- Las conclusiones son demoledoras: ninguna de las 11 medidas sobre independencia judicial y lucha contra la corrupción ha sido implementada de manera satisfactoria. NINGUNA.
4- El Consejo de Europa destaca el mal funcionamiento parlamentario: los partidos proponen medidas en sus programas, pero luego estas quedan abandonadas o paralizadas en el parlamento.
5- Su informe subraya la necesidad de un código detallado sobre regalos, ventajas y relación con terceras partes de miembros del parlamento para impedir la corrupción.

15 de enero, Caso Scala
Jose Maria Barrionuevo Gil. 21.01.18 Ampliar
No sabemos si los medios de comunicación habrán caído en la cuenta de que hace 40 años tuvo lugar un suceso que dio mucho que hablar a las rotativas de la nación. Tampoco sabemos si los acontecimientos actuales acaparan toda la atención con el tema de Cataluña y no dejan ni una pequeña gacetilla a la memoria histórica del 40 aniversario del incendio de la famosa sala de fiestas Scala de Barcelona. Si se acuerdan, desde aquí nuestro reconocimiento.
El año pasado nos hablaron con ocasión del 40 aniversario de la muerte de los abogados del bufete de Atocha y fuimos muy bien informados. Este año toca recordar el incendio de la sala Scala de Barcelona. Fue un caso aislado (no como otros actuales), pero faltó tiempo para que todos los voceros del Reino le echaran la culpa a los anarquistas.
Si nos acogemos a alguna hemeroteca, nos podremos situar y saber que en 1977 un mitin de la CNT reunió a 100.000 personas en Montjuïc y que los días 24 y 25 de julio de 1977 se desarrollaron en el Parc Güell de Barcelona unas Jornadas Libertarias Internacionales que atrajeron a unas 600.000 personas. La afiliación a la CNT, por aquel entonces, se acercaba a los 140.000 afiliados.  (Se puede consultar en Youtube más información)

Transparencias de número
Jose Maria Barrionuevo Gil. 14.01.18 Ampliar
Los otros días, hablábamos de “transparencias de género”, porque la lengua, casi sin querer nosotros, es un constructo cultural y por ello nos lleva a unos derroteros un tanto gramaticales. Así cuando hablamos de “género”, convendría no escandalizarse y, mucho menos, demostrar a todos los vientos, con nuestros aspavientos, que no dedicamos el tiempo suficiente que requiere una buena reflexión. Siempre estamos distraídos entre las aguas de ese mar tan movido, en el que nadamos como podemos, y en el que es difícil detectar también las transparencias, en este caso, de número. Son los números los que , a veces, nos liquidan. Ya dijimos que “se nos fue el año  con algunas transparencias, que no todas”, porque no todas estaban a la vista.
El número es otro constructo cultural, además de gramatical, matemático, que nos ayuda siempre a concretar situaciones, a aquilatar cantidades, a definir distancias, a especificar poderes, a constreñir dispendios, a detallar riquezas...


Transparencias de género
Jose Maria Barrionuevo Gil. 07.01.18 Ampliar
Sin ningún género de dudas, nuestras dudas son del género femenino; por eso nos podemos permitir, en estos días tan luminosos, pensar que las dudas son las que engendran y dan a luz todos nuestros interrogantes. Las dudas nos preparan para que nuestros pensamientos puedan ver la luz y así nos deparan motivos más que suficientes para avanzar y para avanzar más unidos y menos sumisos.
No nos vamos a repetir la “duda metódica” de Descartes (que queda descartada), que volvió a las andadas del argumento ontológico de San Anselmo. Poca luz nos aportaron aquellas dudas, pero no todo el terreno estaba iluminado adecuadamente.
Nuestras dudas, tanto las de andar por casa como las que nos pueden acompañar en los foros, tienen el poder de alumbrar tantos achares que nos llevan celosamente a buscar las verdades. Sin embargo, sabemos de sobra que las verdades además de ser provisionales nos acompañan en un camino de incertidumbres. “Luz, más luz”, clamaría Goethe; sin embargo las luces de los humanos van dejando de brillar. La luz se pasea entre nosotros como  unas pálidas sombras que nos provocan demasiada sed. Pero, además,  se trata de una sed inducida, una sed vicaria, que se nos vuelve en contra de nosotros mismos. ¿Qué hay detrás de los cristales traslúcidos, de los visillos, de las transparencias?


Adiós, 2017
Jose Maria Barrionuevo Gil. 30.12.17 Ampliar
Todos sabemos que te vas para no volver. Sin embargo, sabemos que no te vas porque no quieres que los Reyes te echen carbón, aunque, la verdad sea dicha, no te has portado muy bien con nosotros. Te vas, porque te vas. Nos dejas, porque nos dejas.
Para empezar te recordamos que te llevaste a algunos compañeros, que se podían haber quedado un poco más con nosotros. Es que le habíamos cogido cariño, sobre todo, porque eran animosos, leales y se preocupaban y ocupaban de los demás. No eran pasajeros indolentes, porque no se habían contaminado de tu distante  pero porfiada pereza. Se buscaban las habichuelas como podían y encima no se las quedaban. Parecía que tenían “más días que ollas”, porque eran capaces de quitárselo de su boca y trabajar por mejores tiempos con días con colmo.
Luego te enredaste con la política y ahí sí que te has lucido. Se te iban los días al desierto y se quedaban sin pan ni agua muchos de los que dependían de los “tira y afloja” de tus días perdidos por el salón “de los pasos perdidos”, de las voces perdidas de las maquinaciones que les ponían a más de uno hasta el alma perdida. Tantas salpicaduras se nos repartían, que costaba trabajo ver el presente, saber de las dolencias que teníamos y, ¡no decimos nada!, de las goteras que nos irían cayendo insistentemente, demagógicamente, descarada o furtivamente, porque “no estaba el horno para bollos” y se nos quemaban hasta las manos.

Arrullos para depertar
(Canción de cuna)

Jose Maria Barrionuevo Gil. 24.12.17 Ampliar

En los rigores
de tarde fría,
el Sol se marcha
por no llorar.

Y tras las nubes,
se lleva el día,
y a otras tierras
para alumbrar.

Abre los ojos ,
¡oh, Tierra triste!
Deja tus llantos
y soledad

Ponte en camino,
aunque en pateras,
que el agua es libre,
igual que el mar.


LAS NAVIDADES
(Religión aparte XLVIII)

Jose Maria Barrionuevo Gil. 16.12.17 Ampliar
Hace tan solo unos días, un antiguo amigo nuestro nos hablaba no solo de la Navidad, sino de las Navidades, ya que eran muchas las que le habían acompañado en su vida. Todas, a pesar del frío y de los fríos, habían estado aderezadas con alegrías y esperanzas. Las Navidades son unas fiestas y celebraciones que dejan arrinconadas todas las fiestas locales y nacionales, que se constituyeron como un politeísmo histórico cifrado en las Vírgenes y Santos de los “pagos” (aldeas y pueblos) y que por ello fueron consideradas paganas todas las fiestas locales anteriores al Edicto de Milán y que, con el tiempo, fueron sustituidas popularmente por las festividades históricas y locales que conocemos actualmente, sobre todo, en la tierra de María Santísima.
De todas ellas nos recordaba la Navidad del año 1967 (hace ya la friolera, pues también se trata de una fiesta de invierno, de cincuenta años), cuando él dio con sus huesos de maestro interino en una escuela de la Axarquía (que no de la anarquía). En aquella escuela, para empezar las clases, todos los días en vez de rezar, como era costumbre en el paradójico y contradictorio Nacionalcatolicismo de la época, lo hacía cantando una bonita canción que creaba mejor clima que un monótono rezo. La canción rezaba así: “Bendita sea la luz del día y el buen Dios que nos la envía. Bendito sea el Sol y el buen Dios que lo encendió. Benditos sean el pájaro y la flor y el buen Dios que los hizo con amor. Bendito sea y alabado el Dios bueno que a todos nos ha creado”.


Las soberanías (2)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 10.12.17 Ampliar
Muchas veces hemos escuchado el dicho que va rodando de boca en boca, y no a pedir de boca, que rotundamente nos repiten los buenos amigos: “¿En manos de quién estamos?”. Al parecer los dioses se han cansado de tanta vigilia y nos han dejado en unas manos poco primorosas que, además, no las usan precisamente para cuidar de las personas, que sí han extendido las suyas para dar su voto en aras de una confianza que verdaderamente no se merecían. Si las urnas se convierten en un ara casi eterno del sacrificio popular, no nos quedará más que el martirio.
La soberanía de las leyes se ha mostrado bastante caprichosa y sirve de juego sucio a las prisiones de las presiones, y se constituye como un nuevo caballo de Atila y a los pueblos los están dejando “a los pies de los caballos”.
Los otros días hablábamos de la soberanía alimentaria como un modelo para ajustarnos, en lo posible, a todo aquello que podemos tener a mano y no pagar tanto IVA de valores (le llaman) añadidos. Sin embargo no está todo dicho ni todo contado, sobre todo, numéricamente. Suele pasar que los números se nos vienen encima y nos arrollan sin ninguna discreción, al igual que los “números” de la policía, cuando arremeten sin ninguna consideración ni proporción. 

Las soberanías
Jose Maria Barrionuevo Gil. 02.12.17 Ampliar
Cuando al personal político les da el volunto de “comernos el tarro”, parece ser que su avidez consiste en no dejarnos ni las zurrapas. En estos días de tantísimas dependencias se nos habla de muchísimas independencias, o mejor dicho: de una independencia que se repite, por activa y por pasiva, pero infinidad de veces. Tantas reiteraciones, tantas idas y venidas, y todos los golpes van al mismo sitio, es decir, a los oídos de las maltrechas audiencias, que no de las “escuchantías”, porque ya nos cansa demasiado auscultar tantos ruidos que hasta nos enferman.
“Pasadme el mando, que no lo puedo soportar más”, nos dicen en casa cada vez que se nos habla en los medios del mismísimo tema de la independencia. Y todo porque queremos todos ser independientes, al menos, de tanta monserga.
Claro, lo mismo lo hemos entendido mal y de lo que nos  quieren hablar es solo de soberanías. Ahí ya estamos en mejores condiciones para el entendimiento, porque desde las soberanías podemos acercarnos a las demás soberanías y podemos ponernos a dialogar, hasta de las independencias.

Las constituciones
Jose Maria Barrionuevo Gil. 11.11.17 Ampliar
A estas “alturas” ya podemos ir superando inteligentemente los vértigos. Muchas veces nuestros vahídos no son de nuestra cosecha y están influidos por los compañeros de excursión, cuando salimos de nuestras casillas, que nos marean con sus miedos y comentarios por este “caminito del rey” por el que nos toca ir desfilando. Hablando de desfiladeros es clásica ya la viñeta que dibujaba, ya hace tiempo, el paso de Las Termópilas como un camino angosto entre montañas. También se nos hizo célebre la respuesta de Leónidas, cuando le dijeron que los enemigos eran tantos que si tiraban sus lanzas a la vez, se oscurecería el Sol: “Mejor; así lucharemos a la sombra”. Cuando estuvimos en Grecia, pudimos comprobar que Las Termópilas eran una amplísima playa que no tenía nada que ver con las estrecheces que nos habían hecho creer.
Hoy día se está hablando de la Constitución con aperturas y clausuras, con anchuras y estrechuras, por todos sitios, pero se nos echará encima la próxima festividad de la Constitución y seguiremos sin aclararnos, porque no se moverá ni un dedo, ni siquiera de inteligencia y entendimiento, para mejorar la Constitución, que tantos detestan en muchos de sus términos, mientras que otros se rompen el pecho, como gorilas, en alabanzas de la modélica transición.

Los reencuentros en Sabinillas
Jose Maria Barrionuevo Gil. 04.11.17 Ampliar
En este mundo tan curioso y tan descuidado, de tantos desdenes y torpezas, de tantos enfrentamientos y denuestos, de tantas talas y desarraigos, nos asisten de vez en cuando noticias que nos reclaman para no abandonarnos en el pesimismo, mirando atrás, y poder seguir adelante.
El pasado 21 de octubre tuvimos unos reencuentros, así, en plural, porque no hay otra manera de expresarlo. Los reencuentros de maestros y alumnos de la siempre recordada con cariño Escuela Hogar de Sabinillas, comenzaron a las doce y media y, poco a poco, se fueron multiplicando los reencuentros, las obligadas presentaciones con sus aportaciones de datos necesarios para poder hilar recuerdos, miradas, saludos, abrazos y besos, después de cuarenta y un años (de media) de haber dejado aquella familia de los años setenta. Nos reunimos entre maestros y alumnos más de cien colegas, en el mismo edificio, agradeciendo desde aquí que nos lo facilitarán.
En toda las conversaciones estaban engarzadas las añoranzas y también los buenos recuerdos. No en vano pudimos hablar de tantas experiencias y tanta vida compartida. Hablamos de las lágrimas de los pequeños y pequeñas, pues habían entrado en la Escuela tan solo con siete añitos. También de las actividades que entonces se llamaban de Ocio, que estaban organizadas en plan educativo y procurando que el ocio fuera cultural, diverso, abierto y sin adoctrinamientos.

Los juguetes
Jose Maria Barrionuevo Gil. 28.10.17 Ampliar
Todos sabemos ya que no estamos en edad de jugar mucho ni es tiempo de juguetes. Ya hace tiempo que pasó hasta el final de curso para que contáramos con algún juguete, aunque fuera electrónico, por haber aprobado el curso (o no), y se acabó el jugar. También, porque se pasaron las vacaciones. Hemos vuelto al curro o al tiempo en que se vuelve a currar y no estamos en momentos de regalos ni de ocio. Ya hace unas cuantas fechas hablábamos de que algunos a diestra y siniestra estaban a pique de romper la baraja o a quedarse solo con “el palo (madera) de bastos (otro madero)”. Claro que así, lo sabemos ahora, es imposible jugar. “No hagan juego”.
Cataluña se la juega y España no está en juego, y por eso pasa lo que pasa. Por un lado España se pasa de lista y no quiere entender que Cataluña le dice que no ha declarado la independencia, aplicando el prejuicio de que no le contesta como España quiere, aunque esté claro. Como a España le obnubila el prejuicio de aplicar la ley (ahora sí, “a buenas horas mangas verdes”) no lee lo que está escrito, porque el demonio de la unidad le puede. Además se siente fuerte con los mariachis de Ciudadanos y del PSOE y saca cuello para cantar.


    Más antiguas

Esta carpeta ha recibido en total 411.739 visitas.
Canal Youtube. Alhaurin.com  Clínica C-Sdental Alhaurín  Financiera y Minera  Pinturas cueto  Maderas Marbella  Óptica Los Tilos  Estación de servicio Las Américas  Talleres colorado  Clinica Dental Munoz  Policlínicas Lacibis  Restaurante Cienfuegos. Alhaurín de la Torre  Colegio el Pinar  Mancebo Asesores  Asesoria Guadalhorce  ESP 2012  Blog Simplyt Sityle  Optica Los Tilos  Instalacioones Fontalva  El Anunciador  Malaka.es  Naranjas de Málaga  Cuentos Globales  Comarca del Guadalhorce  Alhaurin de la Torre  Blog Simplyt Sityle  Periodistas en español 
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los andaluces a expresar sus opiniones en este periódico digital.
andalucia.press no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@andalucia.press


andalucia.press
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Fundador: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998