Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca19 usuarios en línea • Viernes 24 de Noviembre de 2017

Jose Maria Barrionuevo Gil

Artículos publicados en andalucia.press
Las constituciones
Jose Maria Barrionuevo Gil. 11.11.17 Ampliar
A estas “alturas” ya podemos ir superando inteligentemente los vértigos. Muchas veces nuestros vahídos no son de nuestra cosecha y están influidos por los compañeros de excursión, cuando salimos de nuestras casillas, que nos marean con sus miedos y comentarios por este “caminito del rey” por el que nos toca ir desfilando. Hablando de desfiladeros es clásica ya la viñeta que dibujaba, ya hace tiempo, el paso de Las Termópilas como un camino angosto entre montañas. También se nos hizo célebre la respuesta de Leónidas, cuando le dijeron que los enemigos eran tantos que si tiraban sus lanzas a la vez, se oscurecería el Sol: “Mejor; así lucharemos a la sombra”. Cuando estuvimos en Grecia, pudimos comprobar que Las Termópilas eran una amplísima playa que no tenía nada que ver con las estrecheces que nos habían hecho creer.
Hoy día se está hablando de la Constitución con aperturas y clausuras, con anchuras y estrechuras, por todos sitios, pero se nos echará encima la próxima festividad de la Constitución y seguiremos sin aclararnos, porque no se moverá ni un dedo, ni siquiera de inteligencia y entendimiento, para mejorar la Constitución, que tantos detestan en muchos de sus términos, mientras que otros se rompen el pecho, como gorilas, en alabanzas de la modélica transición.

Los reencuentros en Sabinillas
Jose Maria Barrionuevo Gil. 04.11.17 Ampliar
En este mundo tan curioso y tan descuidado, de tantos desdenes y torpezas, de tantos enfrentamientos y denuestos, de tantas talas y desarraigos, nos asisten de vez en cuando noticias que nos reclaman para no abandonarnos en el pesimismo, mirando atrás, y poder seguir adelante.
El pasado 21 de octubre tuvimos unos reencuentros, así, en plural, porque no hay otra manera de expresarlo. Los reencuentros de maestros y alumnos de la siempre recordada con cariño Escuela Hogar de Sabinillas, comenzaron a las doce y media y, poco a poco, se fueron multiplicando los reencuentros, las obligadas presentaciones con sus aportaciones de datos necesarios para poder hilar recuerdos, miradas, saludos, abrazos y besos, después de cuarenta y un años (de media) de haber dejado aquella familia de los años setenta. Nos reunimos entre maestros y alumnos más de cien colegas, en el mismo edificio, agradeciendo desde aquí que nos lo facilitarán.
En toda las conversaciones estaban engarzadas las añoranzas y también los buenos recuerdos. No en vano pudimos hablar de tantas experiencias y tanta vida compartida. Hablamos de las lágrimas de los pequeños y pequeñas, pues habían entrado en la Escuela tan solo con siete añitos. También de las actividades que entonces se llamaban de Ocio, que estaban organizadas en plan educativo y procurando que el ocio fuera cultural, diverso, abierto y sin adoctrinamientos.

Los juguetes
Jose Maria Barrionuevo Gil. 28.10.17 Ampliar
Todos sabemos ya que no estamos en edad de jugar mucho ni es tiempo de juguetes. Ya hace tiempo que pasó hasta el final de curso para que contáramos con algún juguete, aunque fuera electrónico, por haber aprobado el curso (o no), y se acabó el jugar. También, porque se pasaron las vacaciones. Hemos vuelto al curro o al tiempo en que se vuelve a currar y no estamos en momentos de regalos ni de ocio. Ya hace unas cuantas fechas hablábamos de que algunos a diestra y siniestra estaban a pique de romper la baraja o a quedarse solo con “el palo (madera) de bastos (otro madero)”. Claro que así, lo sabemos ahora, es imposible jugar. “No hagan juego”.
Cataluña se la juega y España no está en juego, y por eso pasa lo que pasa. Por un lado España se pasa de lista y no quiere entender que Cataluña le dice que no ha declarado la independencia, aplicando el prejuicio de que no le contesta como España quiere, aunque esté claro. Como a España le obnubila el prejuicio de aplicar la ley (ahora sí, “a buenas horas mangas verdes”) no lee lo que está escrito, porque el demonio de la unidad le puede. Además se siente fuerte con los mariachis de Ciudadanos y del PSOE y saca cuello para cantar.

Las izquierdas
Jose Maria Barrionuevo Gil. 14.10.17 Ampliar
No íbamos a ser precisamente nosotros los que nos arrogaríamos el poder de decir por todos los rincones de los eventos, que van cayendo como manzanas ya maduritas, que “Somos la izquierda”. Lo que sí nos podemos atrever a pensar, cuando vemos escrita esta frase o la escuchamos entre el jaleo de sus seguidores, es de qué fecha se está hablando, no de en qué fecha nos lo dicen. El presente de indicativo puede ser histórico, histérico y, como siempre que se pronuncia está en presente, parece que estamos hablando de hoy. El presente, según un amigo nuestro, es “un tiempo abierto”, no se cierra nunca y siempre lo tenemos a mano. El problema nos viene no cuando echamos manos de él, sino cuando lo manipulamos, porque es un tiempo verbal muy sensible, sencillo dócil y hasta humilde.

Los maderos
Jose Maria Barrionuevo Gil. 07.10.17 Ampliar
Hace tiempo, nos contó un compañero que, cuando estaba en la Escuela Hogar de Sabinillas, como el material escolar no era muy abundante, hacían algunos paseos por la playa y escogían del material arrojado por el mar en la arena maderos, maderitas, corchos, “cristalinas” y piedras pulimentadas, caracolas, conchas... Con ese material se las ingeniaban y hacían trabajos manuales en el taller de Plástica. ¡Qué arte!
Con las “cristalinas” y demás material que secaba pronto se podían hacer composiciones de tipo mosaico. Los maderos eran más difíciles de trabajar, porque había que esperar que se secaran, porque si no se astillaban fácilmente. En las horas de Educación artística, se trataba de construir, no de destruir suicidamente el tren de los Hermanos Marx, al grito de “¡Más madera!”.

Los amos
Jose Maria Barrionuevo Gil. 30.09.17 Ampliar
Vamos a ver, vamos a ver si nos aclaramos con tanto movimiento político que nos tiene extenuados. Vamos a ver si podemos salir de este sinvivir que nos deja para el arrastre moral. Es otoño y nos salen amos como setas por todos lados. El tema de los amos no es nada nuevo, pero ahora padecemos una “amitis” aguda que se nos revela como un ciclón incontrolable, con unas ventoleras que nos dejan sin almas, y con una inundaciones de noticias que hasta nos ahogan. Y todo por mor de que nadie sabe nada de lo que nos está pasando.
Es triste el papel del amo, que se encuentra solo en su torre de marfil, esperando que amainen los vientos y que las ventoleras pasen sin hacer muchos daños y luego vender los pocos destrozos como obra del hacer político.
El problema lo tenemos cuando los amos se convierten en ventoleras, ya sean rusos, alemanes, españoles o americanos. El vendaval toma carta de naturaleza y arremete también contra la naturaleza incluida la humana. Los amos del mundo están que se salen, pero no del mundo. Se quedan para hacerse sitio entre ellos y  optar a una corte de eméritos que se resisten a dejar enfriar los sillones, a no ser que sea por imperativo legal, pero acudiendo a otros más que legales, leales.

Las chucherías
Jose Maria Barrionuevo Gil. 23.09.17 Ampliar
“A nadie le amarga un dulce” y al personal, perdón, a sus señorías del Congreso de los Diputados y del Senado, español y muy español, pocos españoles pero demasiados, tampoco. En nuestros años infantiles, apenas había chucherías. A lo más, algunos que otros chicles, “papas de menta” y caramelos de escasa variedad, pipas, altramuces, garbanzos tostados, chufas, almecinas, y poco más. Los carrillos nos ofrecían a duras penas estas pequeñas viandas para entretenernos. Como podemos ver, los productos no manufacturados se llevaban la palma, y de camino no tenían envases especiales a base de papel de celofán o de “orillos” de papel de aluminio. Si nos ponemos a comparar las chucherías naturales con los chicles, habría que ponerle un monumento al “paloduz” o regaliz, que te duraba tanto como un chicle y era totalmente biodegradable. El chicle va dejando unas huellas casi indelebles en las aceras y, más de una vez, nos hemos llevado uno pegado en la suela de un zapato. Es verdad que la gente no es cuidadosa, como pasa con las heces de los perritos; pero ¿cuando se termina o deteriora un chicle?  Lo mismo se lo toman “los pececitos del mar, del mar”. Desde hace ya bastante tiempo hemos podido ver cómo en las oficinas se nos ofrecía la oportunidad de coger un caramelito. Quizá era una manera de irnos haciendo tragar, de comunicarnos optimismo y de brindarnos una eterna amistad. Era un detalle más de esta sociedad de consumo que nos invita a no parar de consumir.

Los Inmigantes
Jose Maria Barrionuevo Gil. 16.09.17 Ampliar
Todos los días, incluidas las noches, nos hablan de los inmigrantes. Parece que es el rayo del Ángel Exterminador que no nos quiere dejar descansar ni de noche ni de día. No nos deja descansar por nuestra tranquilidad, pero a costa de mantenernos intranquilos hasta la extenuación. Nos quieren, pero vernos incómodos, como incómoda tropa que sigue los pasos de su señor, el incomodador oficial del reino. El Ángel Exterminador no se inmuta, permanece en el nirvana y procura que la tropa le resuelva los problemas, y por eso nos azuza y procura que nos desmelenemos como los defensores de nuestros (sus) derechos.
Los egregios gobernantes de Europa se han constituido en defensores, no solo de su Unión Europea, como si no tuviéramos bastante con no desasirnos de nuestros seres humanos de calle, sino también de la cultura y de la hermandad europea que se han ido cargando poco a poco, creando reinos de taifas por todas partes. Ahora, cuando se les ahúma el pescado, quieren tener el convite en estupendo estado de servicio (nunca mejor dicho).

Los aprendizajes    
Jose Maria Barrionuevo Gil. 09.09.17 Ampliar
Ya toca volver a clase y también a los recreos escolares, tan vitales ahora, porque al salir de los colegios parece como si nuestros niños y niñas no se reencontraran más que en los recreos. Todos vuelven contentos porque quieren y les gusta estar con sus amigos, aunque de lo demás ya casi mejor no hablamos. Pero es la hora de volver y nos envolvemos en los aprendizajes académicos sin los cuales parece que no tenemos futuro.
Hoy no vamos a hablar solo de colegios. Hace tiempo nos llegó un muro con el siguiente pensamiento “Mi escuela es mi segunda casa, pero mi casa es mi primera escuela”.
Hace mucho tiempo, a principios de los noventa, un compañero nos dijo que “cuando un chiquito llega a la escuela con tres años ya es tarde”. No sabemos si tenía mucho fundamento, pero tal como se está presentando el panorama de la educación y no solo de la enseñanza, nos podemos permitir la libertad de pensar qué es lo que nos está pasando y no desde ahora mismo. Veamos.

Las inundaciones
Jose Maria Barrionuevo Gil. 02.09.17 Ampliar
El verano loco, que perdió la razón antes de tiempo, comenzando su “persistente sequía” y que  nos ha traído la locura y la enajenación de las inundaciones, se nos está volviendo algo antipático. Por las redes circulan infinidad de chistes, otra inundación, que hacen demasiada gracia, pero que siguen la senda de un optimismo demasiado barato, siguiendo la consigna de “a mal tiempo, buena cara”, que solamente nos resultará válida hasta que el tiempo nos la parta. Pero no hay más que ver las caras de los que lo han perdido prácticamente todo y ya no nos podemos quedar tan tranquilos ni con tan buena cara.
El sistema capitalista mueve a sus próceres a acercarse al terreno inundado para salir en las fotos, porque les sobra tiempo de su poco quehacer. Sin embargo, por otra desgracia añadida, “si te vi, no me acuerdo”, y siguen hablándonos de la democracia puntera, que es la madre de todas las democracias, aunque se comporte como la madrastra de las democracias más representativas de sus propios pueblos, como podemos ver, sin ir más lejos, en los casos de Ecuador y Perú, donde las inundaciones han tenido un comportamiento muy distinto. En Perú las aguas también se han salido de madre y no es por el comportamiento de la corriente de “El Niño”, sino por el comportamiento de unos padres de la patria que no los representan. La corrupción ha hecho que se atiendan intereses de multinacionales y no las necesidades del pueblo. El pueblo es paciente y si no, le echan encima la gendarmería, que está al servicio de las élites del poder, y que se convierte en otra arrolladora tormenta que tiene que soportar también el propio pueblo.

Las tradiciones
Jose Maria Barrionuevo Gil. 27.08.17 Ampliar
A todos los seres vivos, y especialmente entre nosotros no nos guían solamente las fuerzas genéticas. El proceso de humanización ha tenido su despliegue desde tiempos en los que no tenemos memoria, ya que la memoria no contaba con técnicas mínimas para darnos noticias de este largo camino de vida y vivencias. Cuando encontramos vestigios de nuestra presencia en el planeta, ya sabemos que la labor y la laboriosidad ha sido muy amplia y larga. Primero serían solo huellas y materiales y ya, bastante tarde, algunas pinturas y artesanías que habían hecho madurar nuestro cerebro además de desarrollar nuestra inteligencia.
Hace bastantes años Edward Wilson nos hizo una propuesta de comprensión de nuestra humanidad con su “sociobiología”, que nos concedía un respaldo científico a nuestro comportamiento animal colectivo. Es él quien asigna a la cultura un peso específico en la consistencia de nuestra especie, pero evitando una interpretación determinista se muestra verdaderamente pluralista y, en todo caso, si hay alguna fuerza determinante en nuestro ser es precisamente a favor de la la construcción de la cultura. Hoy lo tenemos claro, pues es enorme la cantidad de manifestaciones culturales en todos los pueblos y etnias de la Tierra.

Los terrorismos
Jose Maria Barrionuevo Gil. 19.08.17 Ampliar
No sabemos a ciencia cierta qué mundo nos han dejado, pero nos podemos hacer una idea de qué mundo tenemos, porque entre todos lo estamos haciendo. Lo de hacer es un compromiso tácito o expreso, en el que todos nos encontramos imbuidos ya sea activa o pasivamente. Sin querer, todo nuestro alrededor es nuestro, sobre todo, por lo que hacemos o dejamos de hacer.
El tema del terrorismo que siempre está conviviendo con nosotros, aunque sea en pequeñas dosis, nos embarga la vida y nos encoge el alma; sin embargo, ahora que se habla tanto de radicalismos, es hora de ponerse a pensar antes de hablar, de hacernos con un bagaje de informaciones que no estén cargadas de manipulación ni de mantras repetitivos, que nos adocenan cada día que pasa aun más si cabe.

Los Populares (3)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 12.08.17 Ampliar
Con las calores de julio, que se muestran más creativas que nunca, escalando los dígitos de todos los termómetros, no nos libramos ni del calor de las mentes políticas que se ponen a pensar ni del acaloramiento partidista de eventos que se van sumando para tener distraídos a los ciudadanos y a los habitantes de los pueblos y aldeas. Las calores, que consideramos el más alto grado de las olas de calor que nos buscan hasta en la sombra, se ponen a juego con los acaloramientos, casi siempre partidistas del poder que hace todo lo que puede para distraernos y vendernos, gratis incluso, sus puntos de vista, aderezados con eventos que se despliegan a mayor gloria del mismísimo poder. Queremos decir del poder decidir qué es lo que tiene que secundar la gente, y que no se “distraiga”, poniendo los cinco sentidos en los verdaderos problemas de las personas de esta bendita tierra.

Los trovadores
Jose Maria Barrionuevo Gil. 06.08.17 Ampliar
Como todos los años, por estas fechas del mes de julio, hemos podido asistir al “Festival Internacional de Cante de Poetas” de la localidad malagueña de Villanueva de Tapia. Ya van diecisitete ediciones, pues empezaron con este festival en el 2001.
Este año, el XVII Festival ha tenido lugar el último fin de semana de julio, entre el viernes 28 y el domingo 30. Han sido tres días no solo de encuentro en el sencillo, pero cargado de inteligencia, escenario montado en la plaza de España, delante de la Iglesia Parroquial, sino de convivencia y hermanamiento entre todos los poetas que han llegado desde distintas partes del mundo.
Hemos podido contar con la presencia, como siempre, de Poetas del Genil, que hacen una tradicional exhibición de sus cantes, preferentemente con temas de la comarca. De todos es sabido que a este festival acuden poetas de otros lugares de España así como de otras naciones.

Los Populares (2)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 30.07.17 Ampliar
Todos sabemos que “un vaso es un vaso” y que el Espíritu de Ermua es el Espíritu de Ermua, pero no el de Antequera. Siguiendo nuestra opinión, podemos considerar una acción partidista y sectaria el hecho de levantar un monolito a Miguel Ángel Blanco, en Antequera, porque otros gobiernos municipales no han usado el terrorismo para hacer homenajes propagandísticos, pudiendo haberlo hecho, porque cada uno tiene su martirologio particular. Si es por méritos, más se lo merece el concejal socialista de Orio (Vizcaya) Juan Priede Pérez, de 67 años, que fue asesinado el día 21 de marzo del 2002, por el etarra Ignacio Bilbao Goikoetxea, Basur, condenado a 52 años, y que había sido excarcelado por el Ministro Mayor Oreja, del PP, el día 28 de septiembre del 2000, cuando solo había cumplido 17 años en prisión y eso que había demostrado ser muy violento: había amenazado a los jueces y había tenido problemas con otros reclusos en la mismísima cárcel.
Aunque a algunos les venga grande la memoria histórica, tenemos que decir que Rajoy sacó 14 terroristas de la cárcel, Acebes, 23 y Mayor Oreja, 18. Además acercaron 120 presos etarras y todo ello bajo el gobierno de Aznar, el héroe de Las Azores e Irak. Los 55 etarras salieron, porque parece ser que hubo un antes y un después de Ermua y todo con los dicterios siempre preparados contra los socialistas para que no hablaran con ETA, ya que el triunfo debe ser para ellos solitos. 

Los populares
Jose Maria Barrionuevo Gil. 22.07.17 Ampliar
Hay veces que los pueblos no están bien representados. Hay hitos que nos despistan o nos dejan de lado a la gente del pueblo y no solo a los ciudadanos, que en sentido estricto serían esos seres humanos que habitan solo en las ciudades. Parece que el pueblo y los pueblos no se merecen nada. Ya sabemos, y pasa muchas veces, que para salir de los pueblos y no digamos, salir airosos y conseguir siquiera estudios secundarios ya cuesta lo suyo y más de lo suyo. En este ámbito en que nos movemos y custodiados por una política que se defiende a sí misma, nuestra seguridad puede estar en un tris de hacer “crash”.
Hay veces que la política sigue la consigna tan vieja de “que no hay mejor defensa que un buen ataque”. Entonces para tirar balones fuera, y no de oxígeno, porque verdaderamente le falta el aire, se enroca y empieza a descargar toda su artillería de bolaños de hace años para golpear a los demás. Así tenemos que los populares rebuscan en las redes y en los años (oscuros) de “María Castaña” toda la munición para hacer la guerra de hoy y con la excusa de “una paz duradera”.

Los prolíferos
Jose Maria Barrionuevo Gil. 09.07.17 Ampliar
En una sociedad como la nuestra, que sonríe una “hartá” en todas las noticias y en todas las escenas de micro en mano, cuando los medios se acercan a la gente de la calle, que la mayoría de las veces sonríe, porque se ponen de los nervios y le sale una risa nerviosa que no deja aflorar las penurias que pueda haber detrás o debajo, se nos viene encima cada dos por tres el  insigne tema de la población de España. Todo esto sin contar que se filtran o se escogen las entrevistas que son voceras de la voz de su amo. No se pueden permitir el más mínimo desliz en esta sociedad tan “franca” y confiada. Podría ser un suicidio del adoctrinamiento subliminal y también descarado.
Es verdad que la población activa de España está descendiendo, pero no es verdad que sea solo, porque aumenta el número de personas mayores, que, además, está dejando chiquita las cifras de nacimientos. El éxodo sigue, no porque sobren los mayores, sino porque se nos van los jóvenes.

Las encantadoras
Jose Maria Barrionuevo Gil. 01.07.17 Ampliar
“Espíritu sin nombre, indefinible esencia” llamaría Bécquer a la poesía. Todos los días nos podemos encontrar personas sin nombre, de esencia indefinible, que actúan, que realizan, que hacen, que crean (“poieo”, en griego). Son personas anónimas, sin nombre reconocido, personas encantadoras, más por dentro que por fuera. Son esas personas que pasan a nuestro lado. No podemos pensar, ni un momento, en encantadores de serpientes ni encantadoras de un ballet. Personas que apenas hacen ruido, que no nos congregan en ningún espectáculo; personas anónimas que no firman lo que hacen, que no convocan a los periodistas ni hacen declaraciones. Van y vienen, pero no les preocupa su dación, porque no es un pago, sino que se trata de un regalo.
Hace unos días pudimos ver, y además en un rincón de la ciudad, al que apenas llegaba la luz de las farolas, que una persona, que parecía mayor, por su andar cansado, pero que no tenía ningún deseo de ser grande, se sentaba en un banco y le echaba algo de comida a unos gatos huérfanos, que habían acudido al notar su presencia. De vez en cuando, se levantaba con dificultad y se dirigía a una papelera pública cercana y tiraba algo para que el suelo siguiera limpio para todos. Se levantaba, una y otra vez, del banco, torpemente y despacito depositaba algo dentro de la papelera. En ese momento, nos acordamos de un proverbio chino que decía: “Si cada uno barriera la puerta de su casa, el mundo estaría limpio”.

Las calores
Jose Maria Barrionuevo Gil. 24.06.17 Ampliar
Cuando aprietan las calores, el personal se quita de enmedio, aunque algunos por tal de remojarse (no de mojarse), se van a la playa a pasar más calor. ¿Qué será lo que nos está pasando que nos tomamos las calores con una filosofía positiva y alegre? Algunos nos dicen que esas intervenciones tan alegres y positivas sobre el verano están manipuladas o, al menos, filtradas, para que se demuestre que el pueblo no lo pasa tan mal. Estamos rodeados y embadurnados de filtros, incluso solares, que hacen que no nos acaloremos por nada. Bueno, por nada que verdaderamente importe, aparte del folklore, el fútbol y otras distracciones más o menos genuinas del quehacer español, muy español y mucho español (y mudo español: “¿se nos ha comido la lengua el gato?”).
Las calores empiezan con el acaloramiento de “El Rocío”, en el que desde 2007 se nos han muerto unos ciento treinta caballos. “¿Adónde va Vicente? A donde va la gente”. Y se acaloran en ir. Hay calores que duran toda la temporada y en verano, cuando ya no hay liga, nos acaloramos con los fichajes. ¡Vaya fichajes de español y muy español y mucho español!

Los radicales
Jose Maria Barrionuevo Gil. 17.06.17 Ampliar
Ya tenemos los oídos atestados y no de informes, sino de deformaciones. Con infinita alegría se nos inocula constantemente con un discurso más que prelógico y se nos vende como si fuera el tuétano y la médula de la lógica más pura y, por ello, más aristocrática. Desde la siempre viva y tendenciosa argumentación más casposa se nos abre todo un campo más que trillado y que se nos antoja como una heredad del más genuino barbecho. No siempre es hora de recoger la cosecha y, menos todavía, de cultivar especies impropias de un suelo que algunos no quieren que pueda admitir la diversidad. Además, el monolitismo no deja de ser un “marmolillo”.
Constantemente estamos escuchando cómo se etiqueta de radicales a los que más o menos pueden representar a la izquierda política de este país. Con total desparpajo se repite una y otra vez la denominación y demonización de radicales, desde instancias quizá más radicales aún si cabe.

Los colegios
Jose Maria Barrionuevo Gil. 10.06.17 Ampliar
Como estamos de zafarrancho, se nos ha venido a las manos una carta abierta que le escribió el profesor don Miguel Ángel Santos Guerra a la entonces Ministra de Educación y Cultura, Esperanza Aguirre (cfr. “Málaga Variaciones” de mayo del 1998, nº 17). En ella el profesor le pregunta: “¿Cómo puede decir con tanta desenvoltura y aplomo que la calidad de la Enseñanza se encuentra en los centros privados, precisamente Vd. que está encargada de la calidad de los centros públicos?”. Y, como siempre, un sector de nuestra sociedad, un día sí y otro también, saca a relucir el falaz argumento del derecho a “la elección de Centros”, cuando muchísimas familias no pueden ejercer ese derecho, ya que en sus pueblos y barrios no hay ninguna posibilidad de elegir, porque solo hay una opción, que es la escuela pública. Es nuestra opinión. Es un decir.
Queda claro que el Ministro o Ministra de Educación es responsable de que la escuela pública sea de calidad y en todos los lugares de España. Si no es así, ya nos podemos acordar de un artículo que pudimos leer hace mucho tiempo y que se titulaba “¿Escuela Pública, Escuela desconcertada?”. No se puede, y menos desde ciertos ministerios y por personas que están obligadas a demostrar su inteligencia y su buena educación, menospreciar el trabajo de los maestros para crear un ambiente de estampida casi generalizada desde la educación pública a la privada, y solo, quizá, porque sirven a sus amigos del alma que son los que han convertido la educación en una mercancía.

Las víctimas
Jose Maria Barrionuevo Gil. 04.06.17 Ampliar
Todos los días nos dan el desayuno con las noticias y es raro que no se nos hable de víctimas, pero de las provocadas por seres racionales, no de las que son ocasionadas por elementos naturales, que podríamos tildar de irracionales. Aunque todos sabemos también que muchas desgracias naturales pueden ser evitables, las noticias no analizan tales situaciones, porque no tienen ganas de que la gente se soliviante con ciertos pormenores que, a veces, son de gran calado y resultan de mucho mayor alcance.
Cuando se da, pongamos como ejemplo, una inundación por lluvias, se nos habla de víctimas y de desgracias, como si los seres humanos acabáramos de llegar al planeta. No se analiza que no ha habido ninguna previsión, fundada en el conocimiento del terreno que tienen los abuelos. Así, la madre naturaleza se queda con todo el marrón como si estuviera actuando como una madrastra que se enfada con sus hijos y que, por otro lado, tiene sus preferencias y sus ojitos derechos, que, a la vista está, son los menos. En general, la naturaleza se nos desmadra y deja mucho que desear para que la podamos seguir llamando la “madre tierra”.

Los trapitos
Jose Maria Barrionuevo Gil. 27.05.17 Ampliar
Ahora, con los calorcitos y la luz de la primavera, podemos escuchar la frase tan cansina de “No sé lo que ponerme”. Es que, además, a medio día hace calor y luego, a la caída de la tarde, se nota un fresquito que nos pone medio malos. Podemos ver que todo en estas fechas es cuestión de trapitos. No digamos si el tema es protagonizado por la juventud, ya que todos nos sentimos jóvenes, que está en un disparadero, cada vez mayor, de consumo de trapitos, que además de ser, cada día, más endebles y menos ponibles pasadas algunas fechas, da al traste con toda la oleada de austeridad tan galopante a la que nos están sometiendo por el solo hecho de ser mayoría (y silenciosa).
Estamos hablando de esto, porque Amnistía Internacional nos viene recordando que, por estas fechas, más en concreto el 25 de abril del 2013, ya hace cuatro años, tuvo lugar el derrumbe del edificio Rana Plaza en Dacca, capital de Bangladesh, donde perdieron la vida 1.129 personas. A pesar de las grietas que tenía el edificio, los trabajadores y trabajadoras fueron obligados a trabajar. Un edificio que se aprovecha para poner talleres y al que se le obliga a albergar más y más personas, más y más máquinas, no está libre de venirse abajo, porque no ha sido construido para sostener tanta presión ni tanta actividad. Lo cual nos denuncia a las claras que las condiciones laborales y de seguridad eran ínfimas y, además, indignas. De los salarios ni hablamos, porque allí los trabajadores ganaban 28 euros al mes.

¡Los votos!
Jose Maria Barrionuevo Gil. 21.05.17 Ampliar
Todos sabemos que no siempre “está el horno para bollos”, porque si se calienta en demasía, los bollos salen quemados, y no digamos unos “violines” de pan, como nos contó un día un amigo nuestro que se los hizo una tía suya y salieron hechos carbón. Con el calor de la democracia, hay veces que no está el horno para votos. Por todos lados salen encuestas que unas veces se utilizan para ir respaldando a un partido y otras, para meter miedo a la gente y que, por aquello de “Virgencita, que nos quedemos como estamos”, el personal no sale de la rutina ni de la ruina, y, en general, puede aceptarse que la ruina, por mor de la rutina. se convierta en un destino.
Llevamos una temporada que estamos asistidos, si no sitiados, por elecciones. Sin ir más lejos, hemos tenido una doble ración de elecciones presidenciales en Francia. Nos hemos dado cuenta de que el personal está un tanto confundido con todos los cantos de sirena de las campañas electorales con sus excelentes promesas y sus ineludibles avisos de que viene el lobo. Después de los dimes y diretes, después de manifestaciones y mítines, después de encuestas y previsiones, la gente habla, comenta, se informa y se hace un lío en la cabeza, porque no siendo todo igual, parece mucho de lo mismo. Llega el día en que se montan las urnas y la noche en que se comunican los resultados. Incluso durante todo el día se han estado haciendo cábalas, las conversaciones se han aliñado con preocupaciones y llega la catarsis final y el “de buena nos hemos librado”.

Los libros
Jose Maria Barrionuevo Gil. 01.05.17 Ampliar
Que ya estamos en el siglo XXI de casi todos es sabido; sin embargo,cuando se barajan años y no siglos, caemos en la cuenta de que lo nuestro es la calderilla, el pequeño tiempo con el que nos administramos. Hablando de años, ya hace la friolera de treinta y cinco años, pues fue en el 1982,    cuando Sánchez Dragó  encargó una letra a Jesús Munárriz para su programa de televisión. Luego Aute se encargó de ponerle música y a volar por las ondas con las andanzas patrias, como don Quijote. Lo que más nos llevamos a los oídos, en aquellas fechas, fue el estribillo que nos avisaba una y otra vez de que “Todo está en los libros”, repitiéndonos, por si nos distraíamos, que “Todo, todo, todo está en los libros”.
La semana pasada un amigo nuestro presentó el libro “El viento sopla del Norte” de Victoria Suéver sobre la colonización de Portugal en África y sobre la libertad, tanto para Portugal como para las colonias, conseguidas casi al mismo tiempo. Entre otras cosas nos dijo que se ha entendido mal lo que Darwin nos dejó escrito sobre el evolucionismo, ya que no se debe hacer caso de la interpretación de sus palabras como si él hubiera defendido la ley del más fuerte. Ya es de dominio público que se debe entender el evolucionismo como la ley del más apto y avanzando por el neoevolucionismo con el principio de adaptabilidad. 

Las aguas
Jose Maria Barrionuevo Gil. 23.04.17 Ampliar
Hace algún tiempo, escribimos un artículo sobre el planeta Agua, que no Tierra. En estos tiempos, de sequía, en los que no nos llega el agua al cuerpo, estamos viendo que nos afloran las alergias, nos molestan los picores, y hasta nuestras manos se vuelven torpes para poder coger un poco de agua que no esté privatizada. Ya lo dijo el presidente de la Nestlé: “El agua no puede ser pública”. Si el mundo dejara de consumir sus productos, le sobraría tiempo para reflexionar y  también le sobraría agua embotellada. Hoy, sabemos que el liberalismo es demasiado libre y que no siente ni pizca de vergüenza en lanzar a los cuatro vientos todas sus ocurrencias, como si todo el mundo fuera suyo. Al parecer está dispuesto incluso a embotellar el aire para que no tengamos que tomarnos la molestia de respirar por nuestra cuenta. Y todo porque solo piensa en sus cuentas.

Los pasos
Jose Maria Barrionuevo Gil. 15.04.17 Ampliar
Ya estamos avisados, después de que la primavera nos fuera a ser favorable en esta Semana Santa o Semana Grande. Todos nos hemos hecho más peatones que nunca por aquello de las zonas restringidas o prohibidas al tráfico rodado. Hay que mover las piernas y llegarse, unas veces con más prisa y otras con más tranquilidad, con el objeto de poder coger un buen sitio para ver los pasos de Semana Santa. Cuando hablamos de pasos en estas fechas nos referimos  a los tronos y sus séquitos penitenciales. Cada cofradía tiene sus pasos: uno del Señor y otro de la Virgen, por regla general. Los pasos, además, tienen sus propios ritmos y sus cadencias. Podemos ver cómo los pasos del Señor son parsimoniosos, con un ritmo constante y contante, con su balanceo más que pausado, ya que se expresa la pesadez que puede suponer la carga de una cruz o que puede reflejar la falta de fuerzas del condenado, ya previamente flagelado. Sin embargo los pasos de la Virgen, con sus carrerillas, nos parecen transmitir la prisa y la preocupación que llevan casi en volandas a la Virgen.

Los Jaramagos
Jose Maria Barrionuevo Gil. 10.04.17 Ampliar
“La primavera ha venido y nadie sabe cómo ha sido”, nos dijo Antonio Machado un día. Y ahora, no solo ignoramos cómo ha sido, sino que también somos inconscientes de cómo se nos viene encima, no solo la primavera, sino todo el cambio climático que nos estamos permitiendo. Este año hemos empezado estupendamente, porque hemos gozado de días primaverales en pleno invierno. Luego vinieron días invernales que cogían a traición a la primavera. El cambio climático está ya asomando a la orilla del mar, a los lados de los caminos, junto con las imprudentes e inesperadas lluvias,  y engarzando algún que otro tornado en nuestros cielos. Ya se está volviendo loca la primavera y se adelanta hasta a los grandes almacenes y se hace la loca, cuando le toca asistirnos. La primavera el tiempo altera. Y hasta la atmósfera mental se enrarece.
La primavera nos trae más luz, pero podemos seguir en la oscuridad si  no sabemos abrir los ojos adecuadamente. No es primavera todo lo que reluce. Sin embargo nos puede parecer primavera todo lo que nos seduce y nos ciega.

Los Gibelinos
(Religión aparte XLVII)

Jose Maria Barrionuevo Gil. 27.03.17 Ampliar
Ya en nuestros años jóvenes, cuando cursábamos tercero del Antiguo Bachillerato Elemental, estudiamos una Historia de la Iglesia que nos informaba algo de la andadura histórica de la Religión, la reconocida oficialmente. Entonces pudimos estar informados de las luces y sombras de la Iglesia durante la Edad Media, que nos sirven de reflexión en este estrenado siglo XXI.
Supimos que desde la coronación de Carlomagno (año 800), las relaciones entre la iglesia y el estado no habían sido precisadas debidamente y dieron lugar a bastantes problemas. Así se llegó a que la autoridad civil podía presentar a los candidatos para cargos eclesiásticos a quienes habían beneficiado a la Iglesia con sus contribuciones y ayudas. Esta especie de “puerta giratoria”, como todas, se salió de madre, hasta que el papa Gregorio VII en el 1075 decreta rotundamente la prohibición de “las investiduras” de manos del poder civil. En nuestro recuerdo quedaron fijados  para siempre los tres días que se rascó Enrique IV de Germania, vestido con hábito de penitente en la nieve de Canosa, antes de que lo recibiera el Papa, que al final le levantó la excomunión.

Las mentiras
Jose Maria Barrionuevo Gil. 21.03.17 Ampliar
Estamos viviendo unos días y unos meses y unos años que para nosotros se quedan. O si queremos decirlo de otra manera, diciéndolo sin decir lo mismo, como Mariano: “estamos viviendo unos días y unos meses y unos años que se quedan con nosotros o que se están quedando con nosotros”. La verdad es que nos estamos echando a las espaldas una cantidad de mentiras y de medias verdades, que cada día nos pesan más, nos cargan más. ¡Qué cargante y cómo nos pesan las mentiras! Sí, las mentiras ancestrales, las históricas, las actuales. Estamos sitiados de mentiras.
Podemos observar que hasta en el fútbol van quedando cada vez menos verdades. No estamos hablando de la habilidad que pueda tener un jugador para hacer una finta (sin ayudarse con el brazo a lo Maradona) para descolocar al oponente. Hablamos de acciones que se nos arrojan a la cara sin que nos lo echen en cara. Somos demasiado buena feligresía para no  creer lo que estamos viendo. Podemos ver cómo “se tiran a la piscina” por si traga el árbitro de las verdades. Podemos ver, al igual que en la política, cómo los jugadores que cometen faltas se hacen las víctimas. Podemos ver cómo el público forofo no ve lo que no quiere ver, cuando tendría que verlo. Como nos dice José Saramago en su Ensayo sobre la ceguera: «Creo que no nos quedamos ciegos, creo que estamos ciegos, ciegos que ven, ciegos que, viendo, no ven». Esta ceguera pandémica ya está llegando a los árbitros, que no ven lo que ven o ven lo que no hay (en Barcelona). Después, pasa lo que pasa, que el respetable está perdiendo el respeto, además de la vista. ¡No hay más que ver!

Los decires
Jose Maria Barrionuevo Gil. 11.03.17 Ampliar
Con el “paso del tiempo” hemos podido “tener lugar” de distinguir entre lo que se nos dice y lo que nos han dicho. Muchas veces no nos enteramos bien de lo que nos dicen.  Al parecer, como cada cual tiene “su alma en su almario”, la lengua, sin querer, tiene unos deslices que nos hacen caer, y tarde, en la cuenta, cuando ya “está todo el pescado vendido”. Y es que, muchas veces, nos podemos sentir pescados o vendidos. Tenemos que tener mucho cuidado con lo que decimos y cómo lo decimos. Podríamos estar en el pretil de una delación, aunque sea en “nuestro tejado”. Recordamos que una vez nos contaron que se encontraron dos y va una persona y le dice a la otra:
-  Me he enterado de que te has casado.
Entonces la otra, “ni corta ni perezosa”, le contesta:
-  Mira. Eso a ti te lo han dicho. Quien se ha enterado he sido yo.

Las leyes
Jose Maria Barrionuevo Gil. 26.02.17 Ampliar
“Yo soy un hombre del campo. No entiendo ni sé de letras. Y si, y si vienen a cobrarlas...me salgo por la otra puerta”. Esta canción, con letra de Emilio El Moro, nos la recordaba, estas semanas de leyes y de juicios y de sentencias, como tantas otras, un amigo, que nos decía que él no sabe de leyes. También nos decía que “mientras más gatos más ratones” y que “mientras más leyes haya, más peor”. Parece ser que nuestro amigo no se ha enterado de lo bien que funcionan algunos países y, sin ir más lejos, el nuestro, por lo que nos dicen muchos medios y algún que otro presidente de este Gobierno. Sin embargo, hace algún tiempo, el presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo (TS) nos aseguraba que "Tenemos un modelo de ley de enjuiciamiento criminal que está pensado para el robagallinas pero no para el gran defraudador; no para los casos como los que estamos viendo ahora donde hay tanta corrupción".
Es verdad que la letra de la canción ya está pasada de moda, pero nos ofecía, ya entonces, una salida “honrosa” cuando nos hablaba de la otra puerta, o puerta giratoria, invisible en aquellos tiempos, ya que siempre se ha usado la puerta de atrás, que de suyo era más discreta.

Los congresos
Jose Maria Barrionuevo Gil. 19.02.17 Ampliar
Desde siempre resuena en nuestros oídos aquellas palabras bíblicas de que “muchos son los llamados y pocos los escogidos”. Así es como siempre se cierne sobre nuestras cabezas la costumbre de la convocatoria de cualquier congreso. Se acude en compañía, avanzamos, al parecer todos juntos. Así es como son congregados en un lugar, que además, para empezar, no es gratuito y que tiene que satisfacer a todos los congresistas y, también, a todos los espectadores.
Los congresos, como todos sabemos, son unos eventos que congregan a la “crème de la crème”, lo mejor de cada casa, de la casa grande, por supuesto, para avanzar todos juntos. Pero, claro, no siempre todos los congregados, todos los congresistas, se definen por avanzar y juntos.
Veamos cómo se nos ha mostrado el panorama congresual y cómo nos preparamos para los futuros congresos, porque siempre los habrá. Espectadores y hasta expectantes somos.
Hay congresos de muchas clases, y así tenemos congresos de educación, de medicina, de psicología... En pocas palabras: hay congresos de todas las ciencias y hasta congresos políticos, aunque no sean totalmente científicos. El que sean poco científicos no les quita nada, porque, como se ha dicho, se pretende encontrarse de nuevo con los viejos camaradas y convenir en avanzar todos juntos, ya que se trata también de progresar y no de mirar atrás y con cierta ira.

Los muros    
Jose Maria Barrionuevo Gil. 12.02.17 Ampliar
Siempre se nos ha dicho que no podemos seguir dándonos más con la cabeza en un muro. Hasta los chinos, que construyeron la ingente y famosa muralla china, no nos hablan de muros. Han convertido su muralla en un atractivo turístico y parece ser que les va mejor. Sin embargo,  los muros que permanecen y los que se pretenden construir no nos atraen de ninguna de las maneras, sino que nos causan verdaderos rechazos. Parece que ahora cambian las tornas y nos queremos ver y sentirnos civilizados, pero no que se levanten más muros y, menos, que no quieran jubilarlos.
El constante enfrentamiento y la constante historia de invasiones que caracteriza a la raza humana no le ha dejado mucho tiempo para la reflexión, que es a lo que nos gustaría asistir ya que estamos en el siglo XXI. Para los dominios y enfrentamientos siempre se han aportado una serie de argumentos que no se sostienen si no fuera por la carga de chantajes e intereses de que han sido engalanados. Siempre se ha demonizado al otro y se ha justificado cualquier tropelía de la tropa dominante. Podemos ir por partes para ver cómo se nos queda el territorio mental de nuestras consideraciones y pensamientos, siempre que no nos lo acoten.

Celos
Religión aparte XLVI

Jose Maria Barrionuevo Gil. 29.01.17 Ampliar
Ya se han dicho bastantes cositas del patriarcado. Estamos en un mundo en el que el patriarcado no cesa, y, además, por supuesto, tampoco cede mucho. La apropiación indebida de los demás que conlleva el patriarcado, eso sí, sea ejercido por un hombre o por una mujer, es una cuestión que se nos plantea todos los días y que nos trae de cabeza. Parece ser que el patriarcado se ha instalado entre nosotros desde los tiempos bíblicos y con él el monoteismo ha hecho siempre de las suyas, considerando suyas todas las propiedades, aunque se trate de seres humanos.  “Porque yo soy Jehová, tu Dios, fuerte, celoso... Yo, el Señor tu Dios, soy un Dios celoso” (Éxodo, 20: 4-5).

Duelos
(Religión aparte XLV)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 21.01.17 Ampliar
La verdad es que no hemos podido complacer a todas las amistades que nos deseaban venturoso y próspero año nuevo. Cuando “el santo se vuelve de espaldas” es de temer, como se ha dicho siempre. Siempre suele ser siempre, pero a veces un siempre nos deja menos tiempo para reponernos que otros. Este enero, pleno ya de invierno, nos ha traído noticias que nos han ido dejando fríos. Es verdad que no lo podemos tener todo, pero siempre nos gusta apurar el tiempo con los amigos. Pues bien, vaya de antemano nuestro homenaje a tres personas, entre otras, que se nos han ido.
En los primeros días de enero se nos fue un amigo antiguo, José Luis García Rúa, profesor de Filosofía de la Universidad de Granada y anarquista, que durante tanto tiempo estuvo por el sur de España sin querer guardarse sus sueños y trabajando con todos para poderlos dejar repartidos,
Pocos días después, se nos fue un intelectual y escritor, Gonzalo Puente Ojea, a quien conocimos por sus escritos, algunos elaborados como buenas exégesis, y que alimentaban nuestros jóvenes años con un discurso libre e independiente y no por ello ayuno de fidelidad con la historia y con los textos canónicos. Su escepticismo no sólo nos fue alumbrando, sino, mejor todavía, nos ayudó a vislumbrar y a alumbrarnos por nosotros mismos.

Vaivén de servidumbres
Jose Maria Barrionuevo Gil. 15.01.17 Ampliar
Hace bastante tiempo, cuando eran los tiempos gloriosos del “Trío de las Azores” y se estaban calentando las voces para cantarle al mundo “las cuarenta” de una partida que estaba a punto de iniciarse en los territorios de Irak, para que se enteraran de los valores y bondades de una democracia a la norteamericana, un compañero escribió sobre el tema. Entonces nos dijo que “El Presidente español había tenido un “error de perspectiva” (a lo Ortega y Gasset) y en  vez de arrimarse a un buen árbol, se había arrimado al señor “Bush”, que no pasaba de ser un “arbusto”. Todos sabemos que la sombra de un arbusto, en los días nublados, se desvanece también, pero el sol, cuando luce, no le ayuda a su detestable poca y mala sombra. Sin embargo, nunca “fuera caballero de 'lideres' tan bien servido” como lo fue el señor Bush. Por lo visto las servidumbres se miden por el prestigio del amo al que se sirve. La actitud de los lacayos, muchas veces, encarna el paradigma del “error de perspectiva”, que no demuestra otra cosa que la bajeza de miras.

Noche de reyes
Jose Maria Barrionuevo Gil. 05.01.17 Ampliar
Desde lejos y desde antes, nos vuelven a llegar los sonidos de aquella canción:   “El Sol le dijo a la Luna: okairy, okairá...'La que mucho anda de noche no puede hacer cosas buenas.' Okairy, okairá...”. Ahora, mirando de soslayo y sin ser rígidos ni machistas, podemos considerar que siempre se ha visto la noche como algo perverso, por la sencilla razón de estar de espaldas a la luz. La noche ha estado al servicio de desmanes, de engaños, de traiciones. Sin embargo, en nuestra costumbre de enturbiarlo todo más que de aclararlo, se nos escapan las mejores ocasiones. No sabemos, al menos algunos, por qué ni desde cuándo empieza el computo del día a “media noche” y desde entonces todo se nos aparta del lado de la luz. Así, la “media noche” se lleva de calle al nuevo día y  hasta al nuevo año. Como, al parecer, estamos en tinieblas, tenemos que hacer  de la noche día para disimular. Y  nos encendemos excesivamente las ciudades para ver y para vernos. No nos extraña tanto despilfarro, cuando la seguridad nos sale más cara que la libertad. ¡Hay que ver!

AÑO  NUEVO
Jose Maria Barrionuevo Gil. 31.12.16 Ampliar
Querido Año Nuevo: Por la presente te deseamos que estés bien de salud y que no nos vengas, desde el principio, con achaques. Sabemos de tu talento y de tu buen hacer, pero los tiempos que corren no nos dejan realizar  ni cumplir todo lo que nos proponemos. Hemos aprendido, con el paso de los años, que la prosperidad está en manos de todos, de las tuyas y de las nuestras.
Sabemos de tu parsimonia y que llegarás a tu debido tiempo, sin prisas ni perezas. Aunque llegues con nocturnidad, esperamos que no lo hagas con alevosía, como tus hermanos más pequeños, pero menos expertos, que se han quedado en el camino y que nos han reportado demasiadas tristezas y abandonos. Cuando llegues, recoge todas las alegrías y las repartes lo mejor que puedas. Sabrás hacerlo mejor que nosotros, que hasta en eso solemos ser tacaños, porque todavía no hemos aprendido a multiplicarlas.

Villancico sin Navidad
Jose Maria Barrionuevo Gil. 22.12.16 Ampliar
Aquí mando este Villancico que he compuesto este año, con el mismo tema de fondo que el del año pasado, porque no se acaba la guerra. La música, si no la recordáis, está en Youtube y se encuentra escribiendo el título original: "Soy un pobre mastorcito, que camina hacia Belén"
Si queréis lo podéis imprimir y, doblándolo adecuadamente, tendréis un christma de felicitación.
Feliz Navidad y Feliz año 2017 os desea esta familia que anda por tierras antequeranas.

Soy un pobre refugiado
que camina hacia Berlín;
voy buscando un nuevo sitio,
donde poder residir.

Entrevistas
Jose Maria Barrionuevo Gil. 17.12.16 Ampliar
Desde pequeños nos hemos acostumbrado a querer saber, a adquirir conocimientos de las cosas. Es que el mundo nos trae fritos con tantas incógnitas. Nos gusta experimentar, descubrir,  satisfacer  nuestras expectativas, colmar nuestras esperanzas de saber. En todos los medios de comunicación proliferan las entrevistas. En general parece ser que las entrevistas tienen de suyo más verdad que otras artes de comunicación. Sin embargo sabemos que no siempre es así.
Hay entrevistas que están llenas de verdad, de verdad humana, de verdad de vida, porque hay vidas que tienen tantos valores, que el principal es la sinceridad, la claridad; tienen tantos valores que no tienen ningún precio y que son las que, en general, apreciamos más, porque el entrevistado se entrega en cuerpo y alma.
De todos modos las entrevistas son saludables. Las entrevistas, en este mundo tan totalizador y totalitario de la imagen, nos brinda la oportunidad de la apertura de la palabra, de esas palabras que despliegan toda la dinámica que las personas llevamos en cierne, porque lo propio de las personas es “personar”, resonar, hacer sonar nuestras palabras a los cuatro vientos para que todo el mundo pueda oírnos de alguna manera.

El euro, Europa y “patiná”
Jose Maria Barrionuevo Gil. 11.12.16 Ampliar
Desde la lejanía del hogar todavía nos llega el son de aquellas canciones infantiles y familiares, como las que nos cantaban en nuestra niñez, al caer de la tarde. Una de ellas funcionaba de esta manera: la abuela o la tía o la madre, sentada en una silla y uno de nosotros arrodillados delante, nos acogía con nuestra cabeza en su regazo y, dándonos palmaditas en nuestras espaldas, nos cantaba aquello de:                                        
“Recotín, recotán, de la vera vera van, del tejado a la cocina, ¿cuántos dedos tienes encima?”   (Apoyando, por ejemplo, tres dedos en la espalda del que estaba jugando).
Si el jugador contestaba con un número distinto, seguía amagando y volvía la canción al principio. Si acertaba, entraba en el juego otro niño.
Muchas veces se cambiaban algunas palabras y en vez de “tejado” se decía “palacio”. Otras, se cambiaba el comienzo por confusión con otro juego, como: “chupatín, patiná”.
En esta Europa de diseño, nunca sabemos lo que nos va a caer encima. De espaldas a ese diseño, nuestras realidades están también con la cabeza amorrada y hasta secuestrada en un regazo, que nos dispensa poco cariño y nos profesa muy poca amabilidad a la mayoría.

Recámara
Jose Maria Barrionuevo Gil. 04.12.16 Ampliar
En nuestros años jóvenes, durante la mili, en un descanso de un ejercicio de tiro, un compañero que había terminado Económicas nos decía: “Hay que tener mala leche para inventar este fusil que pegando el primer tiro, se recarga solo, porque tiene un mecanismo que aprovecha el retroceso para dar paso al siguiente cartucho que salta a la recámara desde el cargador. Y encima, de camino, te hace el favor de amortiguar el golpe del retroceso sobre el hombro”.
Eran otros años, eran otros tiempos, eran otras soledades,  y teníamos que tirar con lo puesto y lo impuesto. En las Cortes había poco que discutir, pero siempre nos quedó la esperanza de que la  Cámara nos concediera la palabra de por vida y nos la respetara y así, volviera a ser más benévola con la ciudadanía. Sin embargo, lo que ahora no dejamos de ver a diario es que la Cámara tiene mucha recámara. Además, la recámara se alimenta con una munición que no tiene nada que envidiar a  la de aquellos años. El autoritarismo con todos sus afluentes de aquellos años se despeña, como siempre, y salta y salpica absolutamente a todo lo que se encuentra por el camino, lo arroya y lo va llenando de cieno. Pero claro, como las aguas son ciegas y no ven nada y menos todavía, si no miran ni para atrás, porque no quieren reconocerse, lo inundan todo de infundios que se difunden por su canal mayor de la televisión y otros medios del régimen.

La Luna
Jose Maria Barrionuevo Gil. 20.11.16 Ampliar
La Luna ha sido siempre un tema recurrente para los poetas. Todos los poetas, en algún momento, han hecho un alunizaje emocional, aunque no siempre fuera amoroso. Así Espronceda nos dijo aquello, tan repetido en nuestros años jóvenes, de “La luna en el mar riela, en la lona gime el viento...” que puso en aras de la libertad, a pesar de que Espronceda era de secano o por serlo.
Otros, algunas veces, como Bécquer, llegaban a su delirio hasta el punto de quedarse una noche entera “mirando a la luna, que flotaba en el cielo entre un vapor de plata”.
Sin embargo Pablo Neruda no la ve inmóvil ni se siente inmóvil, cuando nos canta: “Fosforece la luna sobre las aguas errantes... La luna hace girar su rodaje de sueño”.
Todos nos sentimos, sin querer, amigos de la Luna, amigos ambulantes, pero la Luna nos acompaña, aunque no reparemos en ella y se nos pase tenerla en cuenta alguna que otra noche al mes. Sin embargo Rubén Darío, gran poeta, no tenía tanta dejadez. A tanto llegó que, “sabiendo de su propia obra y de su genio poético, percibió la magia que encerraba la poesía y firmaba muchas obras como Endimión, porque el mito de Endimión le cautivó por su inmortalidad y por el eterno amor que Endimión sentía por Selene”.

El pregón de P. Rahola
(Religión  aparte XLIV)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 13.11.16 Ampliar
Hemos recibido el pregón por envío de distintos amigos. Uno de ellos nos invitó a que le diéramos nuetro parecer y aquí estamos, sabiendo que todo el mundo, en general, reconoce la labor y la entrega de los misioneros de la Iglesia Católica, así como su generosidad que incluye el celibato en  aras de su sublime misión. Eso no se discute; solo se discuten los desvaríos, porque los humanos (de humus=tierra) somos de un barro especial que muchas veces fragua mal. Estamos de acuerdo en que queremos la Paz y en que la única religión debería ser el Amor, porque Dios no se va a enfadar si no creemos en ninguna religión, ya que todas son verdaderas. 
El que P. Rahola no sea creyente ni quita ni pone rey y lo que afirma lo puede decir también cualquier creyente, pues se trata de un reconocimiento explícito de la entrega a la labor misionera.

Prioridades
Jose Maria Barrionuevo Gil. 06.11.16 Ampliar
La primera vez que vimos las rotondas, como solución a la regulación del tráfico en los cruces, fue en Francia y con unos discos sobredimensionados y unos letreros “grandiescribientes” que parecían que nos estaban dando voces y que nos decían: “No tiene la prioridad”, “No tiene la prioridad”. Ya sabemos que desde pequeños aprendemos a decir: “Yo”; y esa es la primera prioridad que se nos antoja, porque nos creemos que el mundo gira para nosotros solitos. Entonces, en Francia, nos avisaban de que teníamos que ceder, aunque fuéramos embaladitos perdidos. 

Las cenizas
(Religión aparte  XLIII)

Jose Maria Barrionuevo Gil. 30.10.16 Ampliar

Casi todos estamos, hoy día, al día en las noticias que nos han llegado del Vaticano sobre las incineraciones. Ya no es un tema nuevo la incineración, pero nos ha ofrecido en estos días unas consideraciones religiosas, en las que no reparábamos y a las que estábamos ajenos. No obstante conviene hacer alguna memoria sobre esta costumbre que no es de ayer ni de hoy.   
En principio, parece ser que las primeras incineraciones que se conocen en nuestra próxima geografía sucedieron en la zona del litoral mediterráneo en el Neolítico. Sin embargo la incineración era considerada como una práctica bárbara en el Antiguo Oriente Medio, que sólo se admitía en tiempos de plagas.
Parece ser que esta costumbre se desarrolló desde la India, donde ya hay noticias desde el 1900 a. C. También se extendió por Europa, por donde fue dominante, durante la Edad del Bronce, con la famosa Cultura de los “Campos de Urnas” hacia el 1300 a. C. como ya estudiamos hace bastante tiempo. Esta tradición de la incineración  fue asumida por Grecia y Roma, en donde era muy común, aunque no estuviera totalmente generalizada.


Aritméticas y alergias políticas
Jose Maria Barrionuevo Gil. 23.10.16 Ampliar
En este mundo particular y casero, que no mundial, de la política, estamos rodeados de una atmósfera que muchas veces nos resulta enfermiza. Es raro el día que no nos envían un sinnúmero de cifras que nos hacen pensar en cantidades y no en cualidades, y así pensamos en números, como los que hicieron concebir a Pitágoras, que  el uno, el par, la triada... eran constitutivos del cosmos u orden del mundo. Tenemos que tener cuidado, porque los números nos pueden esconder de todo. Así se nos echan encima las estadísticas, los números absolutos, los números relativos, que según convengan al dispensador de turno, nos darán a entender solo aquello que le es favorable.
Constantemente estamos expuestos a estas influencias del  medioambiente político. Todos sabemos que enfermamos, porque no estamos preparados, hemos sufrido un desarrollo inadecuado y nos ha faltado higiene (mental), que nos evitaría ciertas infecciones. Sin embargo, al igual que en los países desarrollados, tenemos (políticamente hablando) una dieta desequilibrada de información o una sobrealimentación de información que a veces nos sienta mal. 

El  Ateneo “Luz y Armonía” de Antequera presenta el documental “Indomables”
Jose Maria Barrionuevo Gil. 19.10.16 
La proyección  tendrá lugar a las 12:30 del sábado, 22 de octubre, en la Sede del Ateneo, en calle Fresca, nº 20.
La presentación, así como el coloquio posterior, estará a cargo del realizador y director de este memorable documental: Juan Felipe.
Con esta actividad, el Ateneo nos ofrece de nuevo un foro abierto, con ocasión de esta proyección.
Este documental, lanzado en el 2012 y producido por ZerikisiA, narra la historia de Mujeres Libres, organización libertaria y feminista que tenía como objetivo que las mujeres se liberasen por ellas mismas de la cruel servidumbre de la ignorancia. Esta organización llegó a contar con 20.000 afiliadas.
Su trabajo fue formidable, aun cuando sus mismos compañeros eran indiferentes a sus luchas. Ya en mayo de 1936 lanzan el primer número de la revista igualmente titulada “Mujeres Libres”.
En esta obra, contamos con  la excepcional presencia de Concha Liaño, fundadora de “Mujeres Libres” y Sara Berenguer, autora de  “Entre el sol y la tormenta”.   

Otoño  político
Jose Maria Barrionuevo Gil. 16.10.16 Ampliar
Prácticamente todos sabemos que estamos en otoño. Las lluvias nos visitan, los vientos se nos acercan y las hojas de los árboles se nos caen por todos lados.
En este otoño político, que nos ha tocado sufrir, estamos ya empapados de dimes y diretes, nos ha caído la lluvia de acusaciones y justificaciones y las hojas de la esperanza del cambio se nos han ido secando poco a poco. La política, que llamaremos de Guadiana, nos ha demostrado que más que por sus aguas se hace famosa por sus carencias, por sus ocultaciones, por sus maquinaciones, por sus camuflajes, por sus veneros y trasvases subterráneos. Hemos podido ver (con nuestros propios ojos y no con los del Guadiana) que un gran afluente, muy influyente por cierto, conocido también como Isidoro, quiere llevar todas sus aguas al gran Guadiana para que el río salga a flote y aumente su caudal para así hacer más inasequible el acceso a sus ocultas profundidades, donde todavía duermen los desechos políticos, las tramas de las raíces de la corrupción y las redes podridas de la complicidad política y financiera.


    Más antiguas

Esta carpeta ha recibido en total 322.432 visitas.
Canal Youtube. Alhaurin.com  Clínica Sonridental Alhaurín  Financiera y Minera  Pinturas cueto  Maderas Marbella  Óptica Los Tilos  Estación de servicio Las Américas  Talleres colorado  Clinica Dental Munoz  Policlínicas Lacibis  Restaurante Cienfuegos. Alhaurín de la Torre  Colegio el Pinar  Mancebo Asesores  Asesoria Guadalhorce  ESP 2012  Blog Simplyt Sityle  Optica Los Tilos  Espacio mas instante  Instalacioones Fontalva  El Anunciador  Malaka.es  Naranjas de Málaga  Cuentos Globales  Comarca del Guadalhorce  Alhaurin de la Torre  Blog Simplyt Sityle  Periodistas en español 
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los andaluces a expresar sus opiniones en este periódico digital.
andalucia.press no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@andalucia.press


andalucia.press
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Fundador: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998