Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca5 usuarios en línea • Miécoles 20 de Junio de 2018
Ojo con las televisiones (2)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 15.08.15 
Hace más de un año, estábamos atentos a las televisiones y nos dábamos cuenta de cómo se nos podría tratar, porque la libertad de expresión estaba contaminada y, sin querer queriendo, se nos obligaba, como habíamos dicho más de una vez, a ver el mundo por una ventana.
 El tema que hoy nos congrega a más de un pequeño grupo de ciudadanos, que parece que podrían tener “un número limitado” para ello con el tiempo, es que la ventana (TV) por la que nos obligan a ver el mundo y nuestro pequeño mundo está reduciendo su “luz”; la ventana  se angosta, y no porque la “Ley de seguridad Ciudadana” haya dicho: “aquí estoy yo”, sino porque adelantándose incluso a la promulgación de dicha Ley, ya se estaban dando los propedéuticos pasos, si no zancadas, para ir reduciendo la información molesta para el gobierno de esta nación, que lo es, una, grande y libre.
En todo este año y pico que hemos tenido, y no de interregno precisamente, sino de superdominio de la cosa pública, hemos podido ir comprobando que no se andaban con chiquitas y que aunque fuera poquito a poco, se nos dejaba sin poder aprovechar los efluvios “telegénicos” (de la TV), que no “telogénicos” (que también, porque se nos puede caer hasta el pelo) a los que podíamos acceder, porque estábamos relativamente bien servidos. Veamos cómo ha sido la cosa de la casa, es decir, de la televisión.
    Durante todo este tiempo, hemos podido ir observando, con nuestros propios ojos, cómo hasta la Sexta ha ido amortiguando su estilo agudo, crítico, con el pasar de nuestros preciados días y claras noches. Así, hemos podido observar que los programas no podían ser totalmente antigubernamentales o casi, y que por tanto había que repartir la caña que se daba entre todos. Más adelante, y no por motivos económicos (suponemos),   desapareció  de la programación la repetición del “Intermedio” en los sábados y domingos por la mañana: los sábados, las ediciones de lunes y martes; y los domingos, las ediciones de miércoles y jueves. Echamos de menos estas repeticiones, porque no podíamos asistir la mayoría de las veces a su edición durante la semana. También hemos observado cómo de un plumazo ha desaparecido, también, la repetición de “Al rojo vivo” de las mañanas, tempranito, los días siguientes a su edición, porque a media mañana nos era imposible seguir la emisión, en directo, del programa. El colofón, suponemos que por recomendación y no por fechoría de la autoridad competente, civil, por supuesto, se lo ha llevado la repetición del “intermedio-best” durante el verano presente. En su lugar se ha puesto una “repetición” de un programa de recortes ( para que haga juego con los recortes de todo tipo que  este país y nación tampoco se merecen), programa de recortes, decimos, que nos da la impresión que nos embrutecería a todos, si no dedicáramos ese tiempo a la lectura.
    ¿Qué nos queda por ver, sin poder ver? ¿Qué les queda por decir, sin poder decir, a las empresas liberales sin ser libres?
    Si la memoria no nos falla, nos parece que  pudimos ver al gran jefe del terruño español en la manipulada y manipulativa manifestación por la “libertad de expresión”, por las calles de París, de la Francia  de la Libertad, de la Igualdad y de la Fraternidad, contra los condenables sucesos de enero del 2015, perpetrados contra los periodistas de “Charlie Hebdo”. Además nos parece que pudimos ver cómo el gran jefe de nuestro terruño patrio iba llevado como adlátere por , al parecer , significados políticos también manifestantes; imagen para el recuerdo, donde las haya. ¿Adónde nos podrán llevar los que son llevados?
    Ahora, con el sosiego que nos permite el verano, nos preguntamos adónde nos querrá llevar el paladín de “La Ley de Seguridad ciudadana”, a la española,  porque no será a la ONU, que ya está más mosca con la España una, grande y libre, que “un pavo escuchando villancicos”.
    Por todo esto y aquello y otrosi todo lo demás, no estamos muy mosqueados, pero puede que estemos bastante molestos con tanta indulgencia como se nos está concediendo a nuestra ya clemente libertad por medio de las leyes que están saliendo del ardiente horno de las Cortes ( Españolas, a la antigua usanza), nos parece, más que del alfar artesano de las actuales Cortes Generales.

josemª

Esta noticia ha recibido 1593 visitas y ha sido enviada 1 vez       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los andaluces a expresar sus opiniones en este periódico digital.
andalucia.press no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@andalucia.press


andalucia.press
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Fundador: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998