Tu diario. Libertad de expresion
Su opinión Patrocinadores Normas Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca1 usuario en línea • Lunes 6 de Julio de 2020
El carajal independentista
Jacinto Martinez Anton. 28.10.17 
Dicen que el nacionalismo es un sentimiento. Un sentimiento que los que intentamos apreciarlo desde fuera no entendemos en toda su dimensión, y los que lo tienen no consiguen transmitirlo de una forma inteligible o al menos empática.
A mi juicio los sentimientos se comparten, no se imponen; y el nacionalismo catalán se nos pretendido imponer de una forma ladina, torticeras y programada. Durante más de treinta años, además de utilizarlo como moneda de cambio insolidaria para obtener beneficios, bajo la amenaza de “que viene el lobo”. Pues bien “el lobo” ya está aquí.
Las amenazas, los chantajes, las extorsiones, la prevaricación y hasta el chalaneo continuo parecen haber llegado a su fin con la declaración de la mítica independencia. Una independencia sin contenido y sin futuro que se ha escenificado al margen del resto de los catalanes que no comparten el mismo sentimiento, y a espaldas del resto de los españoles.
Durante más de treinta años han venido desarrollando aquellos que “sienten” independentistas un plan perfectamente premeditado y estructurado que desde la abominable manipulación de la infancia, el uso de la mentira institucional, la manipulación y falsificación de la historia y finalmente el desprecio a las leyes y a los procedimientos democráticos, incluso a los aprobados por ellos mismos, han conseguido fabricar este sentimiento por el cual expresan una superioridad sobre sus propios vecinos y aún más sobre el resto de los españoles.

Lo peor de este sentimiento prefabricado es que ha sido impuesto lentamente sembrando en varias generaciones, troquelando sus conciencias con mensajes falsos que no soportan el mínimo contraste con la realidad histórica, social e incluso económica. Al haber sido impuesto cuestiona la propia esencia de los sentimientos, y por tanto lo hace mas difícilmente entendible.

Sin impórtales el desprestigio de Cataluña y de España, la ruina económica a la que abocan a sus conciudadanos y a ellos mismos. Presionando e incomodando a sus convecinos, fracturando la convivencia en las ciudades, los barrios y las familias han impuesto el sentimiento nacionalista hasta el esperpento, convirtiendo una sociedad próspera en un verdadero carajal, en el que nadie sabe que va a pasar en los diez minutos siguientes.
Esta noticia ha recibido 1200 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los andaluces a expresar sus opiniones en este periódico digital.
andalucia.press no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@andalucia.press


andalucia.press
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Fundador: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998