Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca6 usuarios en línea • Miécoles 23 de Octubre de 2019
El  otoño  del  planeta
Jose Maria Barrionuevo Gil. 29.09.19 
Una vez más nos tenemos que perdonar la manera de señalar. Siempre se ha dicho que “cuando un dedo señala a la Luna, siempre hay un idiota que mira al dedo”. Sin embargo, en este tiempo de otoño, cuando empezamos a recoger las velas del verano, podemos regresar a puerto, sobre todo, antes de que sea más tarde. Ha pasado el verano, pero este verano nos ha dado a todos una pasada de calor y de agua, para nuestro tacto, y de truenos, para nuestro oído, y de relámpagos, para nuestra vista, que nos han hecho sentir con todos los sentidos, ya que nos ha dejado, además, un mal sabor de boca, para todos nuestros gustos, y un olor a chamusquina, en todos nuestros olfatos, que ninguno de los que vivimos por estos andurriales podemos negar. Como vemos, “a la vista está”, pero las sensaciones nos cogen de lleno todo el cuerpo.
No estaría nada mal que las sensaciones tan desagradables que soportamos nos hicieran despertar el sentido común, que, al parecer, es el único que todavía no se ha visto influido por las catástrofes sufridas recientemente y ya tan cerca.
Ahora todos señalamos más abajo de la Luna y nos damos cuenta de que el dedo indice nos apunta, sin errar la puntería, descaradamente a nosotros como los responsables de las alteraciones climáticas. La Luna sigue con su cometido de influir en las mareas, pero para eso ya estamos avisados y sabemos actuar con  conocimiento de causa. Sin embargo, con  el flujo y el reflujo de las mareas no nos podemos engañar, abusando de un pensamiento transductivo, para creernos que un paradigma de este corte, a base de vaivenes de andar por casa, nos pueda dispensar, con el tiempo, de nuestras más que elementales responsabilidades.
Hace casi un año ya, Hybert Reeves, astrofísico y ecologista, nos decía: “El hombre ha desarrollado una inteligencia muy superior a la necesaria para su supervivencia; pero hoy esta cualidad amenaza directamente nuestro futuro... Ya nada nos amenaza, excepto nosotros”.
En estos días se habla mucho del calentamiento del planeta y de la noche climática que nos espera, ahora que hemos pasado del equinoccio, que nos puede servir para darnos cuenta de que tenemos que seguir velando nuestras armas de sensibilidad, pues el otoño avanza y el porvenir, paradójicamente, nos puede dejar fríos. Aunque si lo pensamos, el quedarnos fríos no es una paradoja, ya que la asfixia que nos pueda hacer sufrir el caos climático nos puede hacer desaparecer y ya nunca podremos entrar en calor, por mucho que siga aumentando la temperatura del planeta.
Una curiosidad, a la que hemos podido asistir en estas fechas pasadas, ha sido la irrupción, que no solo volátil presencia, del Presidente de Estados Unidos de América del Norte, en la Conferencia Internacional de Cambio Climático de este año. El lunes pasado se presentó por sorpresa en el auditorio de las Naciones Unidas, donde se celebra la Cumbre y  pronto se marchó, porque “estaba muy ocupado”. Sin embargo parece ser que tenía, como contraprogramación,  su propia reunión el mismo día y en el mismo edificio de las Naciones Unidas. El tema candente era “la libertad religiosa”, que resulta ser una prioridad de su vicepresidente, el cristiano evangélico Mike Pence. Ya sabemos cómo se concilia la “libertad religiosa” del señor Trump con los evangélicos de Colombia, de Brasil y otros países americanos, donde son, al parecer, la correa de transmisión de una ideología, tan determinada como determinante, como puede ser el puro y duro neoliberalismo, que trata de campear por el mundo,  aunque los polos se derritan y los bosques no paren de arder.
Pensamos que el concepto de libertad que manejan muchos, hoy en día, no es otro que el del neoliberalismo, que en vez de liberar a las personas las somete por su inmenso poder y las esclaviza, concediendo libertad solamente al dinero y a las grandes empresas, que en un mundo de desigualdad, también van cayendo, como le ha pasado  recientemente a Thomas Cook. No vamos a hacer la nómina de todas las grandes empresas que han ido cayendo. Aunque la verdad sea dicha, los que pagan el pato “democráticamente” y de verdad son siempre los de abajo. Sin que nos lo expliquen, ya sabemos lo que supone el “neoliberalismo religioso” del señor Trump.
Muy clarito nos lo ha dicho Jorge Riechmnn, filósofo y ecologista: “El síntoma se llama calentamiento climático, pero la enfermedad se llama capitalismo”, o sea, un cáncer que es suicida.

josemª                                                                                                                        
                                                                                                                   
Jorge Riechmann / Filósofo y ecologista  “El cambio climático es el síntoma pero la enfermedad es el capitalismo”

Hubert Reeves: "  Ya nada nos amenaza. Excepto nosotros  !  "
El hombre ha desarrollado una inteligencia muy superior a la necesaria para su supervivencia, explica el astrofísico y ecologista Hubert Reeves. Pero hoy, esta cualidad amenaza directamente nuestro futuro, mientras que el resultado de la batalla entre la fuerza del "  deterioro  " y el de la "  restauración  " es incierto.
Hubert Reeves es astrofísico, comunicador científico y ecólogo franco-canadiense. Su último libro, El banco del tiempo que pasa. Meditaciones cósmicas,
 Ambos. El deterioro del medio ambiente continúa, la deforestación continúa a un gran ritmo, la contaminación está empeorando. Pero, en paralelo, la conciencia, lo que podríamos llamar el "  despertador verde  ", continúa con igual intensidad. 
Esta noticia ha recibido 331 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los andaluces a expresar sus opiniones en este periódico digital.
andalucia.press no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@andalucia.press


andalucia.press
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Fundador: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998