Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca15 usuarios en línea • Miécoles 23 de Octubre de 2019
El rostro de Dios -Los cuentos del abuelo Cayetano-
Natividad Castejon Valero. 02.10.19 
Una tarde de otoño, cuando tenía yo unos 8 ó 9 años, paseando con el abuelo Cayetano por las carreterillas, le pregunté por un tema de rabiosa actualidad:
- Papá, ¿qué es la religión?
 Yo había oído varias veces por la tele, en programas de debate, que unos estaban a favor y otros en contra de que se diera en los colegios.
 La tita Mari y yo ya habíamos hecho la Comunión, y lo único que conocíamos del tema era el libro del Catecismo, los domingos tocando la guitarra y cantando en misa, y el rosario de la abuela.
- ¿A cuál te refieres?, en el mundo hay muchas religiones.
 Zas! Primera noticia. Yo sólo conocía la católica.
- ¿Ah, si? -respondí con cara de tonta. -Pero, ¿qué significa ser una religión?
- Dirás ser de una religión, ¿no? -me corrigió.
 - Eso, si...
- Pues a ver cómo te lo explico... cada religión tiene unas costumbres. Y la gente que es de esa religión tiene que cumplir con sus costumbres propias.
"Por ejemplo: la iglesia católica nos pide que vayamos todos los domingos a misa...

 Yo me alegraba de haber hecho ya la Comunión, porque de ese modo nos evitábamos tener que ir todos los domingos a misa de 12. No éramos muy de misas en casa.

 Bueno... la abuela sí. Pero el abuelo, la tita y yo pasábamos bastante de cumplir con el ritual dominguero y aguantar sermones.

- Pero otras religiones tienen otras costumbres -continuó explicando el abuelo.- En algunas, las mujeres no pueden ir. En otras pueden ir, pero tapándose la cabeza para que no se les vea el pelo, y poniéndose en un lugar apartado. En otras, se ponen a rezar todos de rodillas, así... mirando para La Meca.

- ¡Anda! ¿Y cuántas religiones hay?
 - Pues no las he "contao", pero unas pocas... y cada una tiene un Dios.

 Yo sólo conocía al Cristo crucificado de la parroquia, y tampoco me hacía precisamente mucha gracia, porque tenía cara de estar pasando hambre, y sangraba por todas partes. No era fácil adorar algo así.

- Ah, ¿si?
- Si. Pero yo creo que todos son el mismo... Yo creo que Jesús, y Buda, y Al-lāh, y todos, son el mismo.

 !Qué listo era el abuelo! Entendía de todo...
- ¿Y cómo lo sabes? -pregunté otra vez.
- Pues muy sencillo, canija, porque todos dicen las mismas cosas: que si no robarás, que si no matarás, que si amarás a tu prójimo como a ti mismo... que si el respeto... que si todos somos hermanos...

 Yo, como acababa de hacer la Comunión hacía unos meses, tenía esos conceptos bastante claros.

- ¿De verdad? ¿Todos dicen lo mismo?
- Si... chispa más o menos, lo mismo...
- Entonces... ¿por qué se pelean entre ellos?
- ¿Entre los Dioses? No, ellos no se pelean entre ellos. Los que nos peleamos somos nosotros, los tontos de los hombres.
- Vale, los tontos, pero... ¿por qué?
- Pues porque cada uno cree que su Dios es el más guapo, el más sabio, el más fuerte, el más justo, el más bueno... y ya ves, qué tontería... cuando todos son el mismo...

- Pero tienen diferentes caras... -ahí estuve rápida yo, pero "pa" ná. Recordaba haber visto al gordo de Buda en algún sitio.
- ¿Y qué?
 - Pues que si fueran el mismo, tendrían la misma cara, ¿no? Y no la tienen.

- Pero eso tiene fácil explicación... a ver: si tú coges la foto de un bebé recién nacido, y la comparas con otra foto donde el mismo niño tiene ya 9 años... ¿dirías que pueden ser el mismo? ¿O te parecerían personas diferentes?

 Creo que empezaba a entenderlo.

- ¿Y si comparas la foto del niño con la de un hombre de 40 años? ¿Dirías que son la misma persona? ¿Y el de 40 años con la foto de un viejo? ¿Te parecería que son el mismo?
 - No -tuve que reconocer.
- Pues eso mismo creo yo que pasa con Dios. Que las veces que se ha paseado por aquí, a cada uno le dió una cara diferente, porque pasó en diferentes épocas... pero a la hora de la verdad, son el mismo.

 Toma... castaña!
 Me pareció tan lógico, que no me quedaron más argumentos.

 Cuando, años más tarde, estudié las diferentes religiones, descubrí que son muchas más las cosas que nos unen, que las que nos diferencian.

 Conque, hoy por hoy, sigo pensando que probablemente el abuelo llevaba razón.

 Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

 Gracias y saludos,
 Natividad Castejón
Esta noticia ha recibido 571 visitas y ha sido enviada 1 vez       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los andaluces a expresar sus opiniones en este periódico digital.
andalucia.press no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@andalucia.press


andalucia.press
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Fundador: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998