Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca9 usuarios en línea • Miécoles 23 de Octubre de 2019

Religión  y  neoliberalismo
(Religión  aparte LII)

Jose Manuel Lopez Garcia. 06.10.19 
Ya apuntábamos los otros días cómo Donald Trump había contraprogramado una Reunión sobre Libertad religiosa y se apartó en pocos minutos de la Conferencia Internacional del Cambio Climático de este año. Así pudo justificarse diciendo que estaba muy ocupado y no reparar en ningún compromiso con la Cumbre del Clima, tal como nos tiene acostumbrados, por su desmarque sobre el tema. A partir de ahora su tema prioritario va a ser el de la Libertad religiosa. No es de extrañar, ya que sabemos que su vicepresidente, el cristiano evangélico Mike Pence es un adalid de esta confesión.  Incluso  el pastor Robert Jeffress, elogió a Trump por enfocarse en la libertad religiosa en lugar del cambio climático. Ya sabemos que el electorado evangélico es una base de apoyo muy importante para el mandatario estadounidense.
De siempre, o de casi siempre, hemos sabido que las religiones son hijas de su tiempo y que todos los credos han tenido un clima, más o menos propicio, para su difusión y para su implantación como pensamiento para mejorar las condiciones de vida de los seres humanos, aunque algunas, como el cristianismo, hayan sufrido, a través de la historia, incompresiones y hasta persecuciones.
Si echamos una ojeada al desarrollo de las religiones, podemos comprobar que han terminado, en muchos casos, protegidas por el poder, sobre todo cuando se han constituido en su mano derecha que ha ido ayudando a la aceptación de las condiciones sociales en que los creyentes se hallaban.
Desde las antiguas religiones orientales, con su misticismo pasivo, hasta las de Oriente Medio, han servido para garantizar la paz social, aunque cada miembro estuviera en plena guerra consigo mismo. El sometimiento tácito a unas creencias, que, a veces, ni los mandatarios se creen, extienden  una sensación de paz y de conciencia y conocimiento, que lindan con la “indefensión aprendida”. La voz del amo, ya venga del mandatario político como del pastor, crea un ambiente de favor hacia la paz social y espiritual y de esa atmósfera pueden respirar casi todos.
Las devociones y ceremonias constituyen un cuerpo de adoctrinamiento, que es difícil de cuestionar. Sin embargo, siempre se han dado contradicciones en el cuerpo de doctrina de las religiones, porque nunca ha sido elaborado de una vez por todas y se ha ido constituyendo “al salto de mata” y por ello se han generado muchas interpretaciones y han provocado muchos desajustes, como podemos ver a través de la historia con los casos de herejías y deserciones. Incluso en la actualidad ya hay más de uno, dentro del Catolicismo, que está mosca con la figura del actual Papa y lo considera  “heterodoxo”, como si se tratara de un hereje que se ha apartado del “recto camino”.
Nuestro tiempo no nos iba a resultar más novedoso ni nosotros íbamos a contemplar la desaparición de las religiones. Por tanto, ya que lo que nos ocupa es el caso de EEUU, “la libertad religiosa” no iba a estar libre de influencias poderosas, ya que se sigue el camino de una afiliación que pueda contar con una religión acorde con su tiempo histórico o que va camino de hacer su historia.
Nosotros, en una ocasión, tuvimos la oportunidad de asistir a una película, de tantas que hay, que contaba unas historias familiares, en que los hombres eran los que trabajaban y las mujeres estaban contentas con dedicarse a la casa y a los cuidados. Incluso, si alguien no tenía trabajo, por la acción de los amigos creyentes conseguía levantar cabeza. En general los presupuestos estaban claros ya que mostraban las excelencias del patriarcado y del consumismo, que son los baluartes piadosos del neoliberalismo, al que no le da asco usar tanta propaganda ni tanta justificación de la violencia.
Cuando Trump nos habla de libertad religiosa, pensamos que no se refiere a Arabia Saudí y otras dictaduras amigas. Tampoco nos va a contar cómo  los pastores evangélicos resultan ser peones de la “libertad” que tanto acarician los norteamericanos, cuando sus fieles se dedican a entorpecer los acuerdos de paz en Colombia, así como silencian el asesinato de periodistas y miembros de la guerrilla que habían entregado sus armas y habían abrazado su compromiso pacífico, civil y democrático. Casi nadie tiene noticias. Tampoco se escandaliza nadie, al parecer, de las ocurrencias de la pastora evangélica y Ministra para la Mujer, Familia y Derechos Humanos, de Brasil.
La religión tiene que estar aparte y dejar que la gente pueda mejorar su conocimiento y comportamiento civil, que a veces supera en compromiso a tantos mandamientos.
josemª     
Esta noticia ha recibido 217 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los andaluces a expresar sus opiniones en este periódico digital.
andalucia.press no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@andalucia.press


andalucia.press
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Fundador: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998