Tu diario. Libertad de expresion
Su opinión Patrocinadores Normas Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca4 usuarios en línea • Martes 14 de Julio de 2020
De lo  típico y  nuestro…
“MOGOLLA”, un estilo, una pinta y un humo que se fue…
Cuentos y relatos globales. 28.06.20 
“Yo  conocí la pobreza/ y allí entre los  pobres, jamás lloré” (José Alfredo  Jiménez)
Con el  aprecio   de  siempre, para: Teresa, “Chuchú”, Jorge, Orlando, “la Niña Nare”, Orlando, Maruja y “la nacho”,  sus  hermanos…y  para  todo “el  Palenque”
Escribe; Walter E. Pimienta Jiménez.- Su  nombre:  Rafael; pero era  mejor decirle como  le decían: “ Mogolla”, apelativo que  le  volvió  conocido y  prototipo del  vacile,  y le  hiciera salir al escenario de  la  vida camino a ganarse el  cariño de  la  gente de su  tiempo perturbada por  la  obsesión del  buen vestir, del  buen lucir, en una élite que  todo lo criticaba y  en  la que él  permaneció  pleno de lo  que pensaba, de  lo  que  hacía  y  decía.
En aquel  tiempo, veía  pasar a  “Mogolla” por  una de  las ventanas  de mi  casa en  la perplejidad de su  negrísimo y  brillante pelo engominado correctamente  peinado hacia  atrás, capaz de llevar en el  ojal  de la  camisa blanca una flor aunque las emanaciones del polen le  hicieran estornudar, y  la calle toda  era pequeña gritando de  fino perfume en zangoloteo de sus zapatos tres  coronas blancos  o  de dos tonos y  en el estribillo de una canción ranchera llevada  entre  labios…

El man (pa qué,  como  decía  “el  Viejo  Rome”), era  distinto  al  común…, el  man era  diferente…,  el  man era fino…y cuando  pasaba de sombrero igualmente  blanco,  dispuesto pa’ tragos y para la  dicha  infinita, “Mogolla” se  convertía en la  estampa de un “dandy” criollo desmenuzando en  su  fino reloj  de pulsera los  minutos de su  completa  felicidad… y  todas las  miradas del  universo eran suyas…

“Mogolla” vibraba en la  emoción de sus  ojos y  en el  colectivo  azaroso de sus c cejas encontradas,  rey del entorno de una botella  de  whisky cuando  su  mundo era su  barrio,  su  barrio  del Paleque, su  calle del  Palenque…y  la  vida era  una  fiesta y  los guineos del viejo Anastasio,  su  padre, se  maduraba en  la mata…

Le falta ahora  a la calle del  Palenque,  hoy, la  realidad de Casimiro, de Carlos  Arturo, de  Ildefonso, de  Cristóbal  Molina, de “Girito”, del viejo  Eulogio, de “Armando  Remache” de  Guillo  Rada, de Carlos Molinares –su  hermano-, la de  Modesto  y  Hernández y  la de  “Mogolla” para  los que  no  saben que  ayer fue  mejor que hoy en  la estación de  una esquina –la del  viejo  Eulogio-, lugar  donde  el  tiempo se detuvo dejando recuerdos en  favor de  un  pasado marginado  ahora por una calle inmóvil echa  de pavimento…

“Mogolla”  un  caso  de lo  bacano, una aventura del  “Cabaret Los Bikini”;  un mero asunto de  “poeta” que  así  cantaba cuando  estaba  jalao:
Por el día que llegaste a mi vida
Paloma querida me puse a brindar
Y al sentirme un poquito tomado
Pensando en tus labios
Me dio por cantar
Me sentí superior a cualquiera
Y un puño de estrellas te quise bajar
Y al mirar que ninguna alcanzaba
Me dio tanta rabia que quise llorar
Yo no sé lo que valga mi vida
Pero yo te la vengo a entregar
Yo no sé si tu amor la reciba
Pero yo te la vengo a dejar
Me encontraste en un negro camino
Como un peregrino sin rumbo ni fe
Y la luz de tus ojos divinos
Cambiaron mi suerte por dicha y placer
Desde entonces yo…

“Mogolla”  un  sociólogo de  “la  verdad” cuando  decía,  de  José Alfredo  Jiménez:  “Yo  conocí  la  pobreza/  y  allí  entre los pobres jamás lloré/… “Mogolla”,  todos  los  ingredientes de  una  agradable  charla en el  recuerdo de  un  hombre de su  tiempo y  de  las  gentes de siempre, sencillas, afables y  llanas…

La  elegancia,  el  corte y  la  pinta de “Mogolla” encendida de  blanco impoluto, bien  pudo lucirse en el  París de los  bohemios y  los placeres,  igual  que en los  linderos del Barrio  Chino con  “las putas tristes  de García  Márquez retirando  copas vacías de amaneceres…Y  vaya que  si yo me  hubiera tomado para  mí el  mundo “Mogollista” de aquel  su  tiempo cuando, de  bachiller,  deseoso de  mujeres, no  tenía ni para  comprar el  libro de  Baldor de segunda…

“Mogolla, acontecer de  bar a media  luz y  sendero en  la oscuridad para  encontrar,  en la  penumbra,  y  en tiempos de  mi  adolescencia, la  primera imagen de  una mujer llevado  de su mano…y,  entonces,  entonces  perderme en un  sueño…

“Mogolla”,  zapato de  fino  cuero que pisara las alfombras de felpa del  buen gusto…”Mogolla”, un estilo,  una pinta y  un  humo  que  se  fue…

Anímese  la lectura pulsando  este  enlace… https://youtu.be/cW-qSoSoKtA

Esta noticia ha recibido 520 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los andaluces a expresar sus opiniones en este periódico digital.
andalucia.press no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@andalucia.press


andalucia.press
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Fundador: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998