Tu diario. Libertad de expresion
Su opinión Patrocinadores Normas Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca4 usuarios en línea • Domingo 18 de Abril de 2021

 -Molino de papel-
La afrodita de mi pueblo 

Cuentos y relatos globales. 28.03.21 
Mientras haya  hombres, habrá vicios”   –Publio  Cornelio-
Escribe, Walter Pimienta.- El  pueblo  no  cabía  esa  vez en  la plaza.  El  cautivador  encanto  del  memorable  hecho  no  era  otro que el de  presenciar, esa tarde, el  develamiento  del  primer  monumento municipal.  Aquel día, los  allí moradores, conocerían por  fin  a Afrodita casi  en persona pero  hecha  en  mármol.
“Si  tiene  pudor  no  asista. No se condene.  El  cielo  le espera”,  decía  un  letrero que el  cura  mandó a poner en un  pasacalle de  letras grandes y adversativas.
Era una  réplica llamativa de   la  primera  mujer desnuda del  mundo  clásico presente en aquel  pueblo,   así fuese  en   forma de  pulida  piedra…
El  cura, la  verdad  sea  dicha,   no  pudo  contra  el  embeleco  del alcalde,  Las  razones esgrimidas  sobre el  amor  de los  dioses y  del sexo libre, más el  hecho de que  la  obra es  arte,  junto  con el  criterio de que la  misma  obra  era la más  legitima  salida  de  la mano de Praxiteles hacia el siglo  IV a.C. en Grecia, escandalosa  de tetas y  de  caderas, de  buen  trasero   y  algo  más,  totalmente en  pelota,  paralizó  la  vida municipal y justo  es decirlo,  “la  vieja”, teníalo suyo…no  hay  por  qué  negarlo…
Desde  aquella  tarde, los  hombres  del  pueblo,   se acostumbraron aver  la figura  revestida  de  fama  y  gloria,  probablemente  la  que  mejor  exalta  la  figura  femenina al  tamaño  natural sin nada  que  ocultar y  sin  timideces…
 Los moralistas decían  que  como Praxiteles había  hecho  dos  Afrodita, una  vestida  y  una desnuda,  el alcalde  debió  haber  comprado la  réplica de la vestida… Pero los  contrario  volvieron  a ganar  la lucha  ideológica  diciendo que  si  la  tal  Afrodita  es  la  diosa  del amor, debía  ser  desnuda, porque  esto es la belleza del amor:  la desnudez.  La otra,  la  conropa, no  tenía  razón de ser  porque todos  sabían  qué era lo que esta  trataba de esconder esta debajo  de su  vestimenta también un  poco  inmoral, de  modo que  consideraban  así que  la  misma,  con  tantas  ganas  de  desear mostrar  lo  que  escondìa, escasamente  lo  que  tenía  puesto  era  una toalla que  tampoco fuese que  la  cubriera del  todo…
…Y  algo  o  mucho  de razón  tenían….Total  que  la  Afrodita  que  vino,  fue  la desnuda para  complacencia  de la mayoría  de la gente; es  decir,   la  Afrodita sin  remilgos y  que,   como  vecina de  cualquier  vecino, le  daba  a  libido la  oportunidad de buscar  sitio  al   viaje  fantasioso y “onanistico”de una  noche  de  cama  humedecida  con  la mano…
Aquello  fue  la revolución. Afrodita,  en  las  palabras  discursiva  del  señor alcalde,  que  empezó  llamándola  la diosa  recatada, terminó vestida con  tantos elogios que  la  cubrieron  de  gloria y,   para todos,  en  su voz,  la  del alcalde, diciendo:  “Hagamos  de cuenta que  no  se está  exponiendo como  una vulgar  ramera descarada ante  nosotros,  sino  que, de  pronto, como  si  la  hubiéramos sorprendido por  casualidad cuando  estaba a punto  de  tomar  un baño o acababa  de  salir de él, la  pobre  no  tuvo  con qué  cubrirse porque  casos así  ocurren en  la  vida.  Ella,  en  su  modestia,  hizo  lo que pudo :  una mano a un  seno  y  otra en  su hermoso  vergel  y  ya  usted  si  se  imagina otra cosa”-  dijo. Y  agregó-  Hay  que  ver  los apuros de uno  cuando  se lo  cogen  en pelota  y  no  hay  por  allí  un  trapo  que  ponerse siquiera…
Y  entre  moralista  e  impúdicos,  se  dio de  nuevo  la  prendida discusión.  Que  Afrodita, mínimo, ha debido  avisar  diciendo “Hey,  no  venga,  estoy,  desnuda”… Y  los impúdicos  afirmando…”En Grecia,  mirar   el  cuerpo  desnudo al  tamaño  natural,  era  arte”…Y,  de allí,  unos  y  otros  no  salían… Sumando  estos últimos este enardecido criterio: “No  tendría  excusa  si  el  escultor de  Afrodita,  no  hubiese  hecho  esto que es  una gloria  al desnudo”…
“Es una obra  para  el  espectador  masculino”- siguió  diciendo  el alcalde en  su  alocución”-  “Se trata retrato  de  una  mujer  espectacular hecha  para  la  historia; no  para machismosino para  nuestra  masculinidad viva. No  lo  entiendan de otra manera porque eso,  eso fue lo  que quiso  representar  en  Afrodita el  escultor.  Sería,  señores  como  si una  mujer hubiese  hecho  igual  con  un  hombre en  pelota  no  perdiendo  el  descuido de  que se le  cayó  la  toalla”…
Exagerado, por demás, el  alcalde  también  dijo:  “En  el  centro  del mundo  está  Afroditapara que  el mundo  vea  su  imagen  desde  todos  los  ángulos posibles…Y  hoy, hoy   la  tenemos  aquí,  cerca  y  única  para ser  admirada.No se  hable  más.  Sea  develada  la  hermosa estatua porque, mientras haya hombres, habrá vicios, dijo   Publio Cornelio”.
Y hubo  aplausos…muchos aplausos…muchos…y regocijo…
Develaron la  imagen.
Muchos  años después…en  el mismo  sitio.
El niño de la mano  de su  mamá: ¿Mami, mami,  quién esa  mujer  triste que está  en medio de la plaza? Esa a la  que  las  aplomas  la  rodean y se la cagan y está verde  de  la  humedad y tiene  hojas  secas  en  la cabeza  y  las  tetas caídas y  un  perro  se  orina a sus pies y se le  cayó  una  mano… ¿Dime quién es?

Mijo,  esa era la  mujer  encuera de  la plaza,  así  le decían. Esa misma a la que  tu  bisabuelo  venía aver  todas las  tardes…Cómo  está  de  maluca y    vieja…

Walter Pimienta.

Esta noticia ha recibido 1265 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los andaluces a expresar sus opiniones en este periódico digital.
andalucia.press no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@andalucia.press


andalucia.press
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Fundador: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998